Los molosos, antepasados de los mastines

 

Esta entrada del blog en realidad es un capítulo que, a su vez, forma parte de un trabajo aún pendiente de publicación sobre el mastín: El mastín español. Historia de un compañero, que presenté a un certamen convocado por la Real Sociedad Canina en 1998, y en la que tuve el honor de ganar el segundo premio, en su categoría de razas españolas.

El problema de clasificar

Como ya señaló el zoólogo y etólogo norteamericano John Paul Scott en su libro Genética y comportamiento social, la clasificación de las razas caninas refleja la cultura de los pueblos. Así, en Alemania, las primeras clasificaciones distinguían entre razas de trabajo y razas de guarda. En Gran Bretaña, entre deportivas y no deportivas. Clasificar, encontrar el lugar adecuado, no siempre ha sido fácil.

Cuentan las lenguas de doble filo que Karl von Linné, el gran naturalista sueco del S. XVIII, autor del libro Systema naturae (1798) e inventor de la nomenclatura binómica  (¡no os asustéis, no tiene nada que ver con la bomba atómica!) para nombrar y clasificar a los seres vivos con dos palabras: la primera, el género -siempre con mayúscula-; la segunda, la especie -con minúscula-, ejemplo fácil: Homo  (género) sapiens (especie)… Decía que Karl von Linné, que había clasificado y puesto nombre a miles de especies,

cuando encontraba un nuevo insecto y no sabía dónde clasificarle exactamente, lo depositaba discretamente en el suelo y lo aplastaba con el pie... (Oskar Otto Heinroth, La clasificación según taxones, 1922).

El naturalista romano Plinio el Viejo, muerto en el año 79 d.C. en la erupción del Vesubio (donde acudió con sus barcos para rescatar a las gentes en la playa y se intoxicó por las emanaciones del volcán), nos habla en su libro Historia Natural de los perros de Italia. Describe los mastines napolitanos y los canis melitae, los antepasados del actual Maltés, perritos falderos muy del agrado de las damas romanas de la época…antes igual que ahora.

Pero aunque no se refiera a los perros y ya citando a Plinio, este autor debía tener una extraña fijación con los elefantes. En su ya citada Historia Natural y en el libro VIII nos  cuenta que:

los elefantes, en ciertas épocas, rinden un misterioso culto a los astros…para continuar más adelante…los dragones atacan en verano a los elefantes: lo hacen para beberles toda la sangre que, como nadie ignora (?) es muy fría….

elefante y dragón

Grabado del conocido como Bestiario de Oxford, del Manuscrito Ashmole (siglo X),  de la Biblioteca Bodleiana (The “Bod”, para los eruditos), en Oxford. En él se representa el mito del dragón bebiendo la sangre del elefante.

Como detalle pintoresco y ya metidos en el berenjenal, no puedo dejar de mencionar la clasificación más surrealista que he podido encontrar y que consta en la enciclopedia china Emporio celestial de conocimientos benévolos, recogida por el escritor argentino Jorge Luis Borges dentro de su libro Otras inquisiciones, en el ensayo El idioma analítico de John Wilkins (obispo y erudito inglés) y, dentro de este ensayo, atribuyendo su descubrimiento a Franz Kuhn, abogado alemán y un célebre traductor del chino. Según el inspirado clasificador, se dividen en:

a) pertenecientes al Emperador                                                                                                                  b) embalsamados                                                                                                                                            c) amaestrados                                                                                                                                                d) lechones                                                                                                                                                            e) sirenas                                                                                                                                                            f) fabulosos                                                                                                                                                      g) perros sueltos                                                                                                                                             h) incluídos en esta clasificación                                                                                                               i) que se agitan como locos                                                                                                                           j) innumerables                                                                                                                                               k) dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello                                                                      l) etcétera                                                                                                                                                         m) que acaban de romper el jarrón                                                                                                               n) que de lejos, parecen moscas

¿Curioso, no?. Lo bueno es que Borges, muy aficionado a fabular, se lo inventó. Al igual que Cervantes en El Quijote, mezcla cosas inventadas junto a otras totalmente ciertas. Mientras que John Wilkins y Franz Kuhn fueron personajes que existieron de verdad, la “clasificación” antes citada no lo es. Borges mezcla datos reales para apoyar sus “ficciones”, construyendo una estructura literaria más sólida y consigue que al final nos las creamos, que parezca “de verdad”. Hablando de lo movedizo que es el terreno de las clasificaciones, Borges escribió una reflexión que nos viene como anillo al dedo:

notoriamente no hay clasificación del universo que no sea arbitraria y conjetural. La razón es muy simple: no sabemos qué cosa es el universo…

Pero como nosotros no somos Borges y necesitamos poner un poquito de orden en este caos, vamos a ver cómo se fue organizando el tema de las razas. Me temo que vais a escuchar muy a menudo la temida palabra: “clasificación”.

La clasificación de las razas caninas

Aparte de las menciones ya citadas a algunas razas hechas por Plinio el Viejo, el que sistematiza la clasificación y un poco anterior a él en el tiempo es Columela (nombre completo: Lucio Junio Moderato, lo de Columela era un sobrenombre), hispano-romano que vivió en Cádiz a comienzos de nuestra era. En su tratado de agricultura De re rustica (“Los trabajos del campo”, dividido en doce libros o capítulos), ordena a los perros en razas de pastor, de guarda y de caza. Su clasificación es la siguiente:

1.- venatrici o de caza, divididos a su vez en sagaces (rastreadores), celeres (perseguidores) y pugnaces (los que atacan y sujetan la presa. Evidentemente para la caza mayor).

2.- pastores (creo que no hace falta traducir).

3.- villatici (guardianes).

Y añade el interesante dato de la conveniencia de seleccionar los colores. Blanco para los pastores, y así poder distinguirlos de los lobos en los ataques nocturnos, o negro para los de guarda porque así dan más miedo, criterio que comparten los psicólogos.

Juliana Berners, priora del convento de Sopwell, en Hertfordshire, Inglaterra, escribió el Libro de Saint Albans (1486) donde, en el segundo tomo dedicado a la caza, establece la primera clasificación moderna de razas caninas.

En 1576 el doctor John Keys, el médico de cámara de la reina Isabel I de Inglaterra, elabora una relación de las razas caninas de Gran Bretaña en su obra escrita en latín Canibus britannicus, y que firma como Ioannes Caius, latinizando su nombre como era la moda entonces entre los eruditos. Según cuenta él mismo, mantuvo correspondencia con un naturalista suizo, Conrad Gesner, autor de Historiae Animalium, que le animó a escribir su libro sobre las razas caninas británicas.

El clérigo naturalista inglés Edward Topsell no clasificó las razas pero sí incluyó láminas de perros en su bestiario The History of Fourfooted Beasts and Serpents (Historia de las bestias de cuatro patas y las serpientes), publicado en 1605. Topsell se cura en salud -por si acaso- diciendo que…no haría que el lector imaginase que he contado todo lo nunca dicho de estas bestias, sino solo lo que han dicho muchos…  Así, Topsell, entre otras “perlas” dice, por ejemplo, que las comadrejas dan a luz por las orejas, que los elefantes adoran al Sol y a la Luna y quedan embarazados al masticar la mandrágora o que los ratones se reproducen no sólo copulando, sino que también la tierra los engendra…

grupo de perros edward topsell0005

                                                 Ilustración del Bestiario de Edward Topsell

Pero los que marcan la pauta en la teoría clasificatoria son casi todos franceses. El naturalista Georges Louis Lecrerc, más conocido como el Conde de Buffon, en su Historia natural, general y particular (1775) clasificó unas treinta razas, atendiendo a la forma y porte de las orejas, según fuesen erguidas, caídas o parcialmente erguidas.

En 1790 el abate Pierre-Joseph de Bonnaterre publicó en varios volúmenes su Tableau Encyclopédique et Métodique des Trois Règnes de la Nature…aunque se conoce más resumido tan largo título como el Tableau  (“la pizarra”). El Tableau contiene más de 400 ilustraciones de los animales conocidos y, dentro de ellos, ilustra y clasifica grupos de perros según razas o tamaños.

perros falderos de Bonnaterre0002

 

molosos de Bonnaterre0002

 

 

 

 

 

 

                           Perros falderos y molosos, según Bonnaterre

Otro naturalista francés, Georges Cuvier, fue el primero en clasificar el reino animal desde el punto de vista estructural o morfológico que, no obstante, estaba completamente estructurado a su función. En su obra Reino animal distribuido a partir de su organización (cuatro tomos en su primera edición de 1817, que se ampliaron a cinco a partir de la segunda edición, ya en 1829), se basó en caracteres craneanos y en la relación cráneo-maxilar para establecer tres categorías: pastores procedentes del Perro de las Turberas, molosos y galgos.

En 1885 el veterinario militar Pierre Megnin estableció cinco tallas según la alzada: mayor de 65 cm., de 40 a 65, de 20 a 40, o menor de 20, y el pachón para las dos menores. Y establece según su estructura corporal, cuatro tipos o categorías: lupoides (pastores), bracoides (caza), molosoides (defensa) y graioides (galgos).

Poco más tarde otro veterinario, Charles Cornevin, profesor en la primera Facultad de Veterinaria de Europa, la de Lyon -fundada en 1763- y en su libro Tratado de Zootecnia Especial (1897), establece una clasificación basada en caracteres externos: talla, proporciones, pelaje y forma de las orejas. Como novedad añade a las cuatro razas de gatos descritas por Karl von Linné (Catus angorensis, C. hispanicus, C. domesticus y C. ceruleus) tres razas más.

El catedrático de Zootecnia y Sanidad en la nueva Facultad de Veterinaria de Alfort (París), Raoul Baron, propuso en 1878 que en todas las especies existe un prototipo. En el caso del perro, estaría entre los 25 y 30 kg. de peso, de perfil recto y de proporciones medias, a lo que llamó eumétrico. Como ejemplo, sería el Pastor Alemán. Todos los animales podían ser definidos mediante tres cifras, cada una del -1 al +1, siendo el prototipo ideal el 000.

1ª cifra: heterometría, de peso y forma.

2ª cifra: aloidismo, perfiles generales.

3ª cifra: anamorfosis, proporciones totales.

El interés por los perros seguía aumentando. Ya en el año 1859 se celebró la primera exposición canina, en Newcastle-on-Tyne, aunque en aquella ocasión sólo participaron Setters y Pointers. Por cierto: la primera exposición felina se celebró en 1871 en el palacio de Cristal de Londres, donde participaron 170 gatos, aunque hubo un precedente “gatuno”, una exposición que se celebró en Winchester, en 1598.

Este incremento de la popularidad y la necesidad de establecer unos parámetros fijos, lo que se llamó estándar para cada raza en concreto, motivó la fundación en 1911 de la F.C.I., la Fédération Cynologique International, con sede en Thuin,  Bélgica, donde se clasifican las razas reconocidas,-337 según mis datos-  oficialmente en diez grupos, según su aptitud o afinidad, según la clasificación propuesta por Villemont en 1970.

Sin entrar en los otros grupos, a los molosos corresponde el Grupo 2º, de perros de guarda, defensa y utilidad. Dentro de este grupo se distingue entre los molosos de montaña (tipo mastín), de pelo largo, y los de tipo dogo, de pelo corto.

Descripción y fenotipo

Según Pierre Megnin el adjetivo “molosoide” define a perros de…cabeza maciza, esferoidea y cuboidea, con orejas pequeñas y caídas, hocico corto, belfos largos y gruesos, cuerpo proporcionado de gran talla, así como cinco dedos en los pies traseros igual que en los delanteros…

Aunque actualmente se reconozcan de forma oficial más de sesenta razas de guarda, muchos de ellos han sido conseguidos mediante cruces experimentales (Dobermann, Bull Terrier, Pit Bull, Dogo argentino, Leonberger, etc.) y otros, sencillamente, no se ajustan a la definición de molosoide. En animales de tan antiguo origen no se puede pretender una pureza total, pero sin duda los molosos de hechuras más clásicas los encontramos en razas originarias de zonas aisladas o montañosas donde, como veremos, han podido evolucionar libres de todo contacto: mastín español, del Pirineo, del Tíbet, del Caucaso (Ovtcharka), Tatra, San Bernardo, Karabash, etc.

¿Hay molosos miniatura?

No todos los molosos son grandes perrazos. Sorprendería saber que dos de ellos, de los considerados falderos, tales como el Pekinés y el Carlino, pertenecen a la misma categoría que los mastines. El cómo estas dos razas llegaron a reducir hasta tal punto su tamaño tiene su explicación en la intervención, otra vez de la mano femenina, y esta vez oriental al seleccionar los perros para compañía entre los más pequeños, y cuanto más pequeños mejor.

La enanificación de razas es un paso más en la neotenización y lo que se busca es un aspecto lo más infantil posible. Es lo que se conoce como maternidad vicariante, podríamos decir como un sucedáneo de la maternidad. Como dice una amiga mía criadora de Carlinos: …es lo más parecido a tener en brazos un bebé , con esa mirada…

 

carlino

bull dog frances

 

 

 

 

 

Cachorro de Carlino, el de la cara de niño. Otro moloso enanificado: el Bull Dog Francés

Los llamados popularmente “perros falderos” no son un invento moderno. Existían ya en la antigüedad en sociedades altamente civilizadas: chinos, persas, griegos, romanos… Como vemos en sus ilustraciones o nos cuentan las crónicas, tenían ya sus perrillos sentados en el regazo de los mandarines o de las grandes damas. Popea, la mujer del emperador romano Nerón, tenía un Maltés al que situaba en las ceremonias oficiales por delante de Lépida, tía del emperador, lo que ocasionó una vez una disputa tan violenta que Lépida murió del disgusto.

El geógrafo y viajero griego Estrabón los cita en su Geografía (año 29 a.C.), que ha llegado hasta nuestros días casi intacta, reunida en 17 “libros” o capítulos, y donde además de recopilar todos los conocimientos geográficos de la época, hace una mención a estos perros:

existe un promontorio en la isla de Sicilia llamado Melita de donde se transportan muchos y graciosos perritos llamados canis melitae, los cuales son apreciados por las patricias como si fuesen alhajas…

Pero si la enanificación de las razas no es invención moderna, el actual protagonismo o utilidad de los perros como animales de compañía, ha favorecido la reducción en el tamaño sacando variedades “enanas” de varias razas, hasta hace muy poco de utilidad: Teckel, Schnauzer, Pinscher, Caniche, Yorkshire Terrier, Pomerania, etc.

Testimonios arqueológicos e históricos de los molosos. La caza y la guerra

El nombre de “moloso” proviene de la antigua región de Molosia, en el montañoso interior de la región del Epiro – en la actual Albania-, lo que daba nombre a sus habitantes: los molosos. Alrededor del año 400 a.C. un escultor desconocido erigió una estatua a Molossus, el perro de Olympia, hija de Pirro, rey de los epirotas. Precisamente en el Epiro, actualmente zona fronteriza entre Albania y Grecia -y en algún otro punto de los Balcanes- y hasta los años 50 vivieron de forma totalmente nómada, sin cultivar la tierra, una raza de pastores, los sarakatsani, dedicados exclusivamente a la cría de ovejas y al comercio de los quesos y la lana.

Perros similares a Molossus fueron utilizados desde la antigüedad en Grecia, Egipto y Asia Menor como fuerzas auxiliares en los ejércitos. Su fiereza y acometividad les hicieron tanto o más apreciados por sus cualidades como guardianes de casas y rebaños que como perros de presa en las cacerías, o como auxiliar en la batalla. Resultarán ser los mejores soldados, sin conocer el miedo, sin rendirse jamás.

arqueologia molosos0007

Guerra y caza gozan del más alto prestigio y van unidos en la mentalidad batalladora de aquellas épocas, mentalidad que se prolongará hasta más allá de la Edad Media. En la Conquista de América, heredera del espíritu de frontera de la Reconquista, los fieros perros alanos lucharán junto a los exploradores.

mañoso en la caza, arte e sabiduría de guerrear y de vencer… (Alfonso X, Código de las Siete Partidas, escrito dentro de la 2ª Partida,Título 5, Ley 20).

no hay cosa que más se allegue con las maneras del caballero que ser montero o cazador… (Infante Don Juan Manuel -sobrino de Alfonso X- , Libro de la Caza, 1325).

libro de monteria alfonso XI0001

     Libro de la Montería de Alfonso XI (1312-1350), donde aparecen los molosos

 

el caballero debe cabalgar, justar, correr lanzas, ir armado, tomar parte en torneos, esgrimir, cazar ciervos, osos, jabalíes, leones, y las demás cosas semejantes a éstas que son oficio de caballero; pues por todas estas cosas cosas se acostumbran los caballeros a los hechos de armas… (Ramón Llull, Libro de la Orden de caballería. 1275).

DSCN7259

        El sepulcro soportado sobre dos figuras de piedra, un jabalí y un oso.

betanzos sepulcro

Hasta Cervantes nos deja su opinión: ….la caza es imagen de la guerra… (Don Quijote, 2ª parte, cap. XXXIIII -no me he equivocado: 4 como IIII-).

Las más antiguas representaciones de molosos se encuentran en los frescos con que los egipcios decoraban casas y templos, con su habitual estilo realista, de gran naturalidad. La estela del faraón Intef II (2118-2069 a.C.) de la XIª dinastía es famosa al aparecer representados sus tres perros, cada uno con su nombre (en idioma no egipcio) y al lado, la traducción al egipcio.

DSCN7494

        Los perros de Intef II: Behekay (Gacela), Abaquer (Galgo) y Pehetes (Negro)

Abundan los bajorrelieves hititas, y asirios donde les vemos en la caza del león y del asno salvaje, o sujetos por traíllas a sus anchos collares y conducidos por los soldados: grandes perros de aspecto fiero, cabeza ancha, orejas caídas, cola enroscada y pelo corto.

babilonio

Palacio de Taklat-Palasar, 1150 a.C.

 

hititas

Relieve del periodo hitita de la caza del león, con perro

 

arqueologia, perros0001

Exvoto encontrado en Nísibis, Babilonia, con representación de un moloso, dedicado a “la diosa que atiende las oraciones”

 

ninive 5ninive la caza del asno

arqueologia molosos0007

 

Nínive 3

 

 

 

 

 

 

            En el palacio de Nínive son abundantes las representaciones de molosos

 

Los antiguos egipcios les pintaron en escenas de guerra: Tutankamon contra los nubios del Sudán (1.350 a.C.) o Ramsés II contra los hicsos en la batalla de Kadesh (1.300 a.C.), donde se ve a los molosos mordiendo a los enemigos y despejando el camino al faraón victorioso.

Tutankamon -nubios

tutankamon nubios 20005                 

Perros de guerra bajo el carro de Tutankamon. Parece la misma escena pero son distintas. La de arriba contra los nubios del Sudán, la segunda contra los hititas

 

teja egipcia con perro

 

arqueologia, perros0002

 

 

 

 

Teja de arcilla esmaltada con cobalto. No es un Gran Danés arlequín, es un moloso egipcio.

Mango tallado de marfil con imágenes de molosos de un cuchillo de silex del Periodo Geerzense (o cultura Naqada II), predinástico egipcio (3.500-3.200 a.C.), zona de El Fayum.

 

Se cuenta una anécdota sobre Alejandro Magno que, en el año 330 a.C., barrió desde Egipto hasta La India con su ejército de macedonios. Llevaba con él a su perro Periles, al parecer un moloso que le regalaron cuando tenía once años y que le salvó la vida -aunque al perro le costase la suya- mordiendo en el labio a un elefante en la batalla de Hidaspes, contra el rey Poros de La India, en el año 326 a.C. Y otra anécdota cuenta que un rey de Albania le regaló un gran moloso con fama de invencible. Alejandro le enfrentó a un jabalí y a un oso, pero el perro ni siquiera se levantó. Decepcionado y creyéndole cobarde le mandó matar pero el rey, al saberlo, le regaló otro advirtiéndole que su valor era tan grande que despreciaría cualquier enemigo que no fueran leones o elefantes.

el moloso de alejandro

Grabado del S. XVIII con la figuración del enfrentamiento del legendario moloso regalado a Alejandro luchando contra un león, tras vencer al elefante

Los romanos emplearon para el circo sus molosos, los canis pugnaces, enfrentándolos a las fieras para diversión de la plebe. Y Julio Cesar en sus crónicas La Guerra de las Galias nos cuenta que, cuando desembarcó con sus legiones en las costas británicas, encontró junto a sus adversarios unos grandes perros amastinados, similares al actual Mastiff inglés.

Los molosos conquistan Europa. El mito del mastín del Tíbet

mastin tibet (2)

Hay muchas teorías acerca de la aparición de los molosos en Europa y, como sucede cuando las cosas no están muy claras, se tiende a mitificar. Se ha propuesto a los fenicios y, sobre todo, a los romanos como introductores de las razas por los países que formaron parte del Imperio Romano. Y ya, mitificando, se cita casi siempre al mastín del Tibet como supuesto antecesor de todos los molosos.

India 008

Cartel en la entrada de un monasterio budista de Nepal. No se leer sánscrito pero seguro que debía poner algo así como “cuidado con el perro”. Imagen de moloso.

 

Los iniciadores de esta teoría fueron sobre todo cinólogos suizos. En 1897, el inspector forestal superior Max Siber, de Winterthur, escribió el libro Der Tibetanhund (El mastín del Tibet, 1897), en el que describió al mastín del Tibet junto a otros molosos como el Boyero suizo, sugiriendo su ascendente. El profesor Bernhard Studer y, más tarde, el doctor B. Siegmund admitieron, no obstante, que el tipo dogo (el molosoide descrito por Megnin) se desarrolló en diferentes épocas y lugares, de diferentes razas.

Según Albert Heim, geólogo e investigador suizo, en 1850 y hablando del San Bernardo consideró tres hipótesis respecto a su origen:

1-la de Studer, que lo consideraba descendiente del Canis familiaris inostranzewi.

2- la de Siegmund, que pensaba que era un agigantamiento del perro de las turberas.

3- la de C. Keller y H. Kramer, que lo hacían descender del mastín del Tíbet

Es frecuente encontrar en la bibliografía sobre molosos la cita, por lo magnífica, del viajero veneciano Marco Polo, que se supone conoció a este perro en sus viajes, y lo describió de forma un tanto sobrecogedora: …grande como un asno y con la voz potente como un león…

Sin embargo, en el libro donde narra su largo viaje, Il millione, traducido al castellano como Viajes (Ed. Austral, 7ª edición) no aparece la famosa cita. Marco Polo cuando habla del Tibet y de sus perros dice:

los indígenas son idólatrasTienen malas costumbres, crían grandes mastines muy recios para la lucha y para pelear con las fieras. Tienen muchas clases de perros…(Cap. CXVII).

Más adelante menciona otros perros diferentes:

del rey Canci, que reina en tramontana (describe el norte de Mongolia, lindando con Siberia)…Y sabed que la Rusia Mayor confina en el norte con esta provincia…Este rey no tiene ciudades ni fortalezas. Sus gentes se nutren de leche y de carne…Por causa del frío intenso viven en casas subterráneas…Existen allí también grandes osos blancos…Y este rey posee una región donde no pueden vivir los caballos, el hielo y el cieno son tan considerables que los caballos no pueden andar, por esta razón han hecho trineos sin ruedas, que van sobre el hielo y no se hunden en él. En estos trineos ponen pieles de osos y tiran de ellos los perros de los que os he hablado…Hay mesones donde el viajero se puede albergar. En éstos hay por lo menos cuarenta perros mastines grandes como pollinos (el subrayado es mío, Marco Polo no dice nada de su mítica “voz de león”), y son estos perros los que transportan los correos de un sitio a otro…(Cap. CCXVIII).

Marco Polo está describiendo una región ya metida en Siberia con osos polares, mucho hielo y perros que tiran de trineos…posiblemente a los que se refirió fue a una raza de perros nórdicos, y no al mastín del Tibet.

Diseminación y llegada a España. Las migraciones de los pueblos indoeuropeos

Se ha pretendido explicar su llegada a Europa central de la mano de los invasores que, procedentes de las estepas de Asia (hunos, ávaros, alanos y ostrogodos) irrumpieron desde el año 100 hasta el 900 de nuestra era. Pero esta teoría no explicaría por qué se encontraron en Suiza restos de un moloso parecido al mastín, hasta en los espolones dobles, del año 4.000 a.C.

Otros afirman que entraron a España con los fenicios, en sus viajes comerciales por el Mediterráneo. Sin descartar esta posibilidad, el cinólogo español Luis Esquiró y coincidiendo con las teorías de Studer, sugiere el origen multicéntrico de los molosos en diferentes lugares de Europa y Asia. La península ibérica sería uno de estos focos por su geografía aislada y la utilidad local de estos perros.

Pero podemos plantearnos una hipótesis aún más atractiva, que reúna el origen oriental y la adaptación hace miles de años, si nos remontamos a la expansión de los pueblos indoeuropeos, es decir, a los antepasados de (casi) todos nosotros.

Aproximadamente y a partir del año 5.000-4.500 a.C. se suceden consecutivas oleadas de aguerridos pastores nómadas y de agricultores con nuevas técnicas que, desde sus estepas del sur de Rusia y de Asia central, se irán extendiendo hasta cubrir una zona que abarca la casi totalidad de Europa, y desde Turquía hasta la India.

mapa indoeuropeos0005

En su largo periplo de miles de años, los llamados indoeuropeos o pueblos arios se diversificarán, mezclandose en algunos casos con otras culturas, dando origen a numerosos pueblos: castas superiores de la India, suecos, afganos, in gleses, persas, alemanes, catalanes o castellanos, de lenguas muy diferentes pero con un origen común.

Su espíritu conquistador y sus técnicas avanzadas hacen desaparecer las primitivas culturas agrícolas de Europa y dejan numeroso testimonios en los mitos de los héroes griegos e hindúes, o en sus choques con otras culturas ya presentes. Indoeuropeos son los Pueblos del Mar y los hititas que amenazan Egipto y, a cambio, les enseñan unas armas que, para aquellos tiempos, fueron tan revolucionarias como más adelante serán la pólvora y los misiles: el caballo, el carro de guerra y las armas de hierro. Parte de aquellos Pueblos del Mar son los filisteos que menciona la Biblia y de los que procede el nombre de Palestina.

Aunque con el tiempo se establecen, desarrollando culturas tan avanzadas como la griega y la romana, las primeras oleadas de invasores (y las últimas: aquellos hunos, alanos y ostrogodos que acaban con el Imperio Romano) se organizan en tribus de pastores , en busca de hierba fresca para sus rebaños de ovejas, vacas y caballos. En su nomadeo, durante siglos y siglos, utilizarán perros para defender los campamentos y el ganado, perros que se irán moldeando en el duro clima de la estepa y de las montañas, siempre en guardia contra las manadas de lobos que acechan los rebaños, atentos al menor descuido para hacerse con una presa tan indefensa y apetecible como las ovejas.

Allí donde se establezcan las tribus, sus molosos irán diferenciándose en razas locales aunque manteniendo unas características comunes: instinto agresivo y desconfiado, gran tamaño, pelaje espeso y protector y, en algunas razas, colores claros para distinguirse de los lobos en la confusión de los ataques nocturnos, como ya sabiamente aconsejaban Columela y Plinio en sus tratados.

Podríamos preguntarnos por qué los pastores indoeuropeos “inventan” los mastines mientras que otros pueblos de pastores nómadas como los beduinos árabes o los judíos de la Biblia no poseen estos perros. La respuesta puede estar en el clima. Las razas grandes se producen en climas fríos como las estepas y montañas, escenario habitual de los mastines. La segunda explicación, y también asociada al clima, puede estar en el enemigo contra el que se ha seleccionado: el lobo.

En los desiertos y resecos páramos de Asia Menor y África los lobos son escasos y de pequeño tamaño: ...los lobos de Egipto son apenas más grandes que zorros...(Aristóteles, Historia Natural, Lib.VIII, c.28), al contrario de los grandes lobos que abundan en las estepas y montañas de Europa y Asia Central. En las zonas cálidas abundan los chacales, poco más peligrosos que los zorros, y si había predadores grandes eran en todo caso leones o leopardos, contra los que ni el más fiero mastín tiene nada que hacer.

Los celtíberos, pueblos de pastores

Entre los años 1.000 y 500 a.C. llegan a España las primeras avanzadillas de pueblos indoeuropeos, como los celtas, estableciéndose inicialmente en la meseta norte, muy escasamente poblada, al contrario que las zonas pobladas por iberos, en el este de la península. Queda sin ocupar el País Vasco, único reducto pre-indoeuropeo en Europa, junto con Laponia.

Julio Cesar en su libro Guerra de las Galias (Lib. I, cap. 51) narra que, estando cerca de Lérida, se acercó a su campamento un nutrido grupo de arqueros y jinetes galos en número de 6.000 que, junto con sus hijos, mujeres y esclavos, alcanzarían tal vez la cifra de 20.000. Habían cruzado los Pirineos buscando tierras donde asentarse. Para cuando los romanos entran en escena, año 200 a.C., encuentran en la meseta central una amalgama de pueblos celtíberos en diferente grado de desarrollo, es decir, de evolución desde el nomadeo a la agricultura.

Algunos de ellos, como los vacceos, distribuídos por lo que será la provincia de Valladolid y limítrofes, practican lo que se ha dado en llamar el “comunismo agrario”:

entre los vacceos la propiedad de la tierra es comunal. Cada año reparten la tierra cultivable en lotes familiares. La cosecha total era para la comunidad que la repartía según las necesidades. Al que se quedaba con alguna parte se le ejecutaba…(Diodoro de Sicilia, Bibliotheca Historica, Lib.V, cap. 34).

Pero casi todas las tribus: lusones, pelendones, titos y arévacos (los que defendieron Numancia) siguen siendo ganaderos y la abundancia de sus rebaños de ovejas, vacas y caballos sorprende a los cronistas romanos: …en cuanto a su alimentación, se sirven de todo tipo de carnes, que abundan entre ellos…(Diodoro, obra citada, Lib. V, cap. 34). Curiosa o casualmente, Castilla-León (antiguamente Castilla La Vieja) sigue siendo la comunidad autónoma donde el consumo de carne es más alto.

El griego Polibio, amigo personal del general romano Escipión y testigo presencial de la caída de Numancia, en su Historia General se asombra de que entre los celtíberos …la caza no se aprecia en nada, se la dan gratis a quienes compran alguna otra cosa…. Y se asombra porque los romanos son casi vegetarianos, raramente consumen carne y sólo en ocasiones especiales, comprando la carne -cara- de los animales sacrificados a los dioses o criando algún cerdo, si acaso …comedores de hierba… les llama irónicamente Plauto, autor de comedias de la época.

Como indicio de su gran actividad ganadera hay varios testimonios: las ciudades arevacas de Numancia y Termancia en el año 139 a.C. (seis años antes de su cerco y destrucción por Escipión, en el 133 a.C.) entregaron a los romanos como impuesto tres mil pieles de buey y ochocientos caballos. Apiano de Alejandría en su amplia y detallada Historia Romana y en su sección Sobre Iberia nos cuenta que …cuando el general Lúculo sitió la ciudad de Intercatia les exigió, a cambio de su indulgencia, cincuenta rehenes y diez mil sagum (túnica confeccionada con lana de oveja)… El mismo Apiano y hablando de Lúculo dice que recibió de Cauca (la actual Coca) rehenes, plata y fuerzas a caballo, pero que Pallantia (la actual Palencia) le ofreció dura resistencia con su caballería.

…(los lusitanos) crían unos caballos tan veloces que las yeguas son fecundadas por el viento Zéphirus… (Plinio, Historia Natural, Lib.VIII, cap. 166…¡otra vez Plinio con sus historias!).

Porque ésa es otra cuestión. Apiano y Polibio destacaron el valor y la feroz resistencia que les opusieron aquellas tribus. Polibio cuenta a los romanos:

extraordinaria fue la naturaleza de esta guerra, así como la duración de los enfrentamientos. En verdad, si alguien quiere imaginarse una guerra de fuego, que piense sólo en ésta…No sólo quitan la vida a los hombres, sino que abren en canal a los perros y destrozan a los animales…

DSCN7526

 

DSCN7531

 

 

 

 

 

Guerreros celtíberos (dibujo a partir de la iconografía de una vasija de Numancia, S. II a.C.) 

Guerrero ibero de una estela de Osuna, en el Museo Arqueológico Nacional. Se observa perfectamente la empuñadura característica de una falcata, la espada típica hispánica, en su mano derecha.

 

Son las Guerras Celtibéricas, que llegan a producir crisis políticas en Roma por su larga duración, más de veinte años, y su alto coste en hombres y en medios. En el año 152 a.C. la leva para reclutar hombres con destino a Hispania fue tan impopular que hubo de suspenderse la operación.

los celtíberos suministran para la lucha no sólo excelentes jinetes, sino también infantes que destacan por su valor y su alta capacidad de sufrimiento… (Diodoro de Sicilia, obra citada, Lib. V, cap. 33).

El general cartaginés Aníbal encontró en estas tribus magníficos mercenarios para sus ejércitos: …los hispanos ocupaban la vanguardia de Aníbal, las mejores tropas de todo el ejército… (Tito Livio, Ab Urbe condita –La fundación de la ciudad-, año 10 d.C.).

vinieron también los celtíberos. Honor es para ellos caer en la batalla… Los lusitanos son tropa terrible, hábiles en emboscadas, ágiles, ligeros y capaces de salir de peligros… (Silio Itálico, Punica, 80 d.C.).

Cuando Aníbal se dirige a Italia para atacar Roma, a punto de cruzar los Alpes, cuenta entre sus tropas con 8.000 hispanos de a pie y dos o tres mil jinetes celtíberos, aparte de sus 37 elefantes. Tras quince días de dura travesía y con el río Po ya a la vista los supervivientes, según Polibio …parecían una manada de fieras…

Aníbal, en vísperas de la batalla de Tesino (año 218 a.C.) contra Roma, arenga a sus tropas para infundirles valor y dirige este mensaje a la caballería celtíbera, mercenarios que forman sus fuerzas de choque:…bastante habéis tenido que soportar hasta ahora apacentando oivejas en los pelados montes de Lusitania y Celtiberia, sin ver el fruto de tantas fatigas. Ya es hora que recibáis vuestra recompensa y logréis el premio de vuestros esfuerzos…

El clima de la meseta es duro, y para mantener su ganado necesitan conducirlo de un lado a otro, según las estaciones, para aprovechar los mejores pastos. Nuestros aguerridos tatarabuelos están inventando la trashumancia.

El mastín español. Razas y variedades

hay otros perros que llamamos mastines, que son tan grandes de cuerpo como los dichos alanos, fieros a la guarda del ganado. Tienen gran cuello y fuertes pechos. De medio cuerpo atrás son cenceños (enjutos), tienen mucha fuerza y ligereza, son muy valientes, pues en los desiertos montes siguen a los lobos, defendiendo el ganado y mano a mano pelean con ellos y los matan, en que se conoce su mucha valentía, pues rinden tan fieros animales… (Alonso Martínez de Espinar, Arte de Ballestería o Montería, 1644).

moloso mastin español

Ya tenemos al mastín entre nosotros. Donde alcanzará un protagonismo destacado será en la trashumancia y de ella hablaré en el apartado sobre la Mesta. En la península aparecen cuatro razas reconocidas, que fueron separándose en sus diferentes zonas de trabajo. Los mastines de Portugal: el Rafeiro do Alentejo y el Cao da Serra Estrela, son bastante similares al español, del que con toda probabilidad descienden, en el avance de la Reconquista.

Nuestros dos mastines, el español y el del Pirineo, se fueron diferenciando desde los comienzos al vivir en zonas aisladas y al quedar separados por la cordillera Ibérica. El trasiego de ganado y perros que podía darse por los contactos entre La Rioja y Navarra, quedó interrumpido tempranamente, al establecerse de forma definitiva la frontera entre los reinos independientes de Aragón y de Castilla por el Tratado de Almizra en 1244, entre Jaime II de Aragón y el infante Alfonso de Castilla, futuro Alfonso X, y que fijaron los límites entre ambos reinos al estar los dos en pleno proceso reconquistador. Al quedar marcadas las fronteras los contactos entre los pastores de ambos reinos serán nulos.

La trashumancia o, como se suele denominar más adecuadamente, la trasterminancia en Aragón se establece en un corto recorrido de pocos días, entre el somontano aragonés y los pastos pirenaicos. La distribución del mastín del Pirineo se centra en los valles que, de norte a sur, cruzan el Alto Aragón: Hecho, Ansó, Tena, y los lindantes del Roncal navarro y del valle de Arán.

molosos españoles0001

molosos españoles0002

 

 

 

 

 

                     Mastín del Pirineo y su vecino francés, el Montaña del Pirineo

La vida en la alta montaña favoreció el espeso pelaje y su típico manto blanco con algunas manchas oscuras, color que además de aislarlos del frío, evitaba la confusión con los lobos en la confusión de los ataques nocturnos. Aunque a veces se confunda con su vecino del lado francés, el Montaña de los Pirineos, en este último el color blanco es total, y la cabeza algo más cónica.

El mastín español sigue siendo abundante en un amplio territorio que se corresponde con su antigua zona de trabajo, desde León y La Rioja hasta Extremadura y Sierra Morena. En tan extensos dominios y además del pastoreo se dedicó a la guarda de fincas, principal actividad hoy día. Se ha pretendido y es común, buscar razas en lo que no son simples variaciones en tamaño y pelajes. Por razones de clima, los ejemplares más corpulentos se dan en las montañas de la zona leonesa, mientras que los meridionales suelen ser más ligeros y con menos pelo.

Para aumentar la confusión se habla del “mastín ligero” en tierra de monterías, que no es otra cosa que el resultado de su cruce con podencos, a fin de hacerlo más veloz para su empleo en las rehalas. No hay mastín manchego, ni leonés, ni andaluz ni extremeño. Son todos la misma raza, el mismo mastín que, años atrás compartió el pan con los pastores, compañeros (del latín “cum panis”: el que comparte el pan) en los largos caminos de la Mesta.

molosos san bernardo0004moloso terranova

El más popular de los molosos: el San Bernardo. Y el Terranova, rescate de naúfragos.

molosos pastor caucaso

 

pastor caucaso

 

 

 

 

 

Otro moloso: el Ovtcharka o pastor del Caucaso.  Uno, en un chalet. El otro, en su ambiente

 

Un recuerdo para el alano

En España, además de los mastines, hubo otros dos molosos: el dogo español y el alano. Mientras que el mastín siguió siendo necesario, con Mesta o sin Mesta, los otros dos fueron perros ligados a la aristocracia, utilizados en las grandes cacerías o en la guerra, y fueron perdiendo su razón de ser conforme iban menguando los privilegios de la nobleza.

La primera descripción del dogo se la debemos a un autor ya citado, Alonso Martinez de Espinar, ballestero de Felipe IV en su libro Arte de ballestería o montería y se lo compara, precisamente, con el alano:…los dogos tienen las mismas señales que el alano, pero son más cortos y membrudos, tienen la cola más corta y con más pelo….

molosos dogo goya  dos niños y un perro

Una imagen vale más que dos palabras. Dos niños y un dogo, de Francisco de Goya

El dogo se utilizó también como “perro de carnicero”, para manejar el ganado vacuno en el campo o para sujetarle en los mataderos, de la misma forma en que se utilizan hoy en las fincas de ganado bravo los Boxers o “chatos”. En los festejos populares se utilizó, en las corridas, para azuzarles contra los toros mansos, costumbre que se suplió más tarde con el uso de las banderillas de fuego. Goya en su Tauromaquia o Antonio Carnicero, coetáneo de Goya, retratan tal costumbre en los grabados de la época.

tauromaquia antonio carnicero

dogos toros manuel castellano 1853

 

 

 

 

 

Aguafuerte de Antonio Carnicero en su Tauromaquia, Sexta suerte (año 1787)

 

Detalle de Patio de caballos de la plaza de toros de Madrid (1.856), de Manuel Rodriguez de la Parra Castellano, más conocido como Manuel Castellano. Con dos dogos

En el mismo libro ya citado de Alonso Martinez de Espinar, nos encontramos una descripción del alano un tanto sobrecogedora: …el hocico romo, la frente ancha y levantada, los ojos hundidos y sangrientos, de un mirar espantoso, el cuello corto y ancho… La fiereza del alano tuvo sobrada aplicación como acompañante de los soldados en la Reconquista y, más tarde, en la Conquista de América.

molosos alano español

alanos0001

El alano español, una raza recuperada          Presa canario, sangre de alano

 

Los cronistas de Indias, semejantes a sus colegas romanos en su afán por registrarlo todo, nos hablaron de los más famosos de aquellos perros que, junto a los expedicionarios, sembraron el pánico entre los indios. En sus crónicas citan algunos como “Amadís”, “Turco” o “Calisto”. Más conocido fue “Bruto”, de Hernando de Soto, explorador de La Florida y aficionado a la montería de cazar indios con sus perros. O “Leoncico” y “Becerrico”, de Vasco Núñez de Balboa, descubridor del Océano Pacífico.

Balboa soltó a los alanos y arremetió a los indios animosamente y a pocas vueltas los hizo huir…huían los indios de miedo a los perros por lo que dijeron… (López de Gómara, en El descubrimiento de las Indias). El mismo cronista añade también que “Becerrico” ganaba más que un arcabucero, por su valor innegable como soldado.

Pero más famoso fue su hijo “Leoncico”, al que el cronista González Fernández de Oviedo que le conoció personalmente, descubre en su Historia General y Natural de las Indias (Lib. XXIX, cap. III) como …alano bermejo (leonado), de hocico negro, recio y doblado (macizo), con muchas heridas y señales de la guerra con los indios… Hizo ganar a su dueño más de mil pesos en oro, ya que participaba como uno más en los repartos de botín y esclavos que conseguían en sus incursiones. Según el cronista, …era tan temido de los indios que iban más seguros diez cristianos con él que veinte solos… Y si algún prisionero se fugaba, a la voz de …¡Ido es, búscale!…lo encontraba y devolvía al campamento sujetándole firme, pero sin apretar de la muñeca, o destrozándole a dentelladas si al pobre desgraciado se le ocurría resistirse…

Semejante personaje no podía acabar bien: murió envenenado, y ninguno de sus hijos alcanzó su categoría. Su dueño, por cierto, murió degollado por orden de su suegro. Se ve que en aquellos tiempos revueltos pocos morían de viejos…

Los alanos también fueron utilizados en su negro papel de verdugos, para “aperrear” o ejecutar a indios rebeldes o esclavos fugitivos, y para castigar lo que se conocía como “pecado nefando”, algo al parecer frecuente entre los indios y que no era otra cosa que la homosexualidad. De hecho, las referencias a esta tendencia sexual son numerosas:

DSCN7542

Detalle del llamado Manuscrito del aperreamiento (Biblioteca Nacional de París, manuscrito número 374), donde se ve la ejecución de un sacerdote y seis nobles de Cholula, con glosas en nahuatl, bajo la supervisión de Hernán Cortés. Suceso acaecido en el año 1523, aunque el dibujo se realizó en 1560

DSCN7544

Grabado del holandés Johann Theodor de Bry en su serie Grandes viajes, o América. 1590

 

...en el tiempo que así estaba entre éstos vi una diablura, y es que vi un hombre casado con otro y éstos eran unos hombres amarionados (sic), impotentes y andaban tapados como mujeres, y hacen el oficio de mujeres… (Alvar Núñez Cabeza de Vaca, en Naufragios y Comentarios, cap. XXVI).

El alano, aunque desaparecido de España, se ha vuelto a recuperar mediante cruces, por los escasos descendientes que se mantuvieron aislados en la Sierra de las Encartaciones, en Guipuzcoa. Pero el alano dejó en Sudamérica un descendiente, el Fila brasilero. El Fila, del portugués “filar”: agarrar, sujetar…, se ha mantenido hasta hoy en Brasil gracias a la estructura casi feudal de las grandes plantaciones de café y caña de azúcar. Utilizado para guardar las mansiones y, hasta hace escasos años, para la misma función que su aguerrido antecesor: la caza del indio o del esclavo fugitivo.

alanos0002

 

 

El lobo: pesadilla de pastores. La Bestia de Gévaudan.

Esta entrada del blog en realidad es un capítulo que, a su vez, forma parte de un trabajo aún pendiente de publicación sobre el mastín: El mastín español. Historia de un compañero, que presenté a un certamen convocado por la Real Sociedad Canina en 1998, y en la que tuve el honor de ganar el segundo premio, en su categoría de razas españolas.

 

Para un predador especializado en un tipo de presas, como es el caso del conejo para el lince o el águila imperial, las alteraciones del medio son dramáticas. Cuando la densidad poblacional del conejo en el medio ambiente disminuye en exceso, sobre todo debido a epidemias como la mixomatosis o la enteritis vírica hemorrágica, las poblaciones de águilas y de linces se ven seriamente afectadas. Pueden cazar otras presas, y lo hacen, pero acusan siempre la escasez de su presa “tipo”.

El lobo, por contra, es el depredador social más versátil, después del hombre y muy adaptable además a cambios de clima, vegetación y fauna. Sus fósiles aparecen en prácticamente todas las cuevas y yacimientos arqueológicos con regularidad, tanto en las fases glaciares (las dos últimas del Riss y la muy dura del Würm) como las interglaciares más templadas, sin mostrar las variaciones que otras especies más especializadas acusan, como el rinoceronte lanudo, mamut y el león de las cavernas.

Se reconocen hoy 32 subespecies de lobo, del Canis lupus, distribuidos por todo el hemisferio norte, repartidos en cuatro grupos: lobos blancos, grises, pardos y rojos, de norte a sur. Y como corresponde a la adaptación al frío, de mayor a menor tamaño, respectivamente.

lobos y rodriguez de la fuente

Félix Rodríguez de la Fuente con sus lobos troquelados. Obsérvese la mancha oscura en las patas delanteras, típica de la subespecie española: el Canis lupus signatus

En España la subespecie presente en tiempos en toda la península aunque ahora mucho más restringida, es el Canis lupus signatus, por una mancha oscura visible en la parte delantera de su carpo. El peso medio de los machos españoles es de 50 kg. En Centroeuropa no es raro que alcancen los 75 kg, pero el récord lo ostenta un lobo cazado en los Cárpatos que alcanzó los 92 kg. de peso. Los lobos rojos, habitantes de zonas más cálidas (Arabia, La India, Norte de Africa), son los más pequeños, como suele acontecer con casi todas las especies y como ya observaron los clásicos:

los lobos en Egipto apenas son más grandes que zorros... (Heródoto, “Historiae”, Lib. II, Logo 5. S.V. a.C.).

lobos, perros, zorros y liebres son más pequeños en Egipto que en Grecia... (Aristóteles, Historia Natural, lib. VIII, 28)

La alimentación del lobo. El índice de apetencia.

El lobo tiene un espectro alimentario muy grande: de cazador de grandes ungulados a pequeños roedores o carroñero, pero siempre guiado por el índice de apetencia: obtención de la mayor cantidad de biomasa, de “carne”, para que se me entienda, con el menor gasto de energía. Y cuando sus presas naturales escasean o aún habiéndolas se presenta la tentación en forma de ganado, el lobo entra en conflicto con el hombre convirtiéndose entonces en pesadilla de pastores. …Criatura abominable y sanguinaria…, le llama la Biblia, escrita por un pueblo de nómadas y criadores de ovejas al fin y al cabo.

lobo devorando un cordero0003

                                            Figura íbera de lobo devorando a una oveja

Es aquí donde el lobo aparece en escena, como segundo protagonista en nuestro “triángulo”: oveja-mastín-lobo, y es ahora cuando va a hacer falta un arma en forma de perro. Grande, fuerte y valiente, capaz de enfrentarse a un enemigo a su vez tan fuerte, valiente y peligroso y además desesperado por el hambre: el lobo.

ceramica ibera con lobos0002ceramica ibera con lobos0001

             La eterna preocupación. Representaciones de lobos en la cerámica ibera

lobo ioberico lanza de carro

            Protección de lanza de carro celtíbera con cabeza de lobo

Según los estudios de campo reflejados en el libro El lobo Ibérico, Biología y Mitología de Ramón Grande de Brío, la dieta del lobo en la Península Ibérica oscila según las zonas: desde un 100% de ungulados salvajes en Sierra Morena, a cerca de un 90% de ganado doméstico en Portugal, debido en este último caso a la elevada densidad de población humana y reducido número de especies salvajes. Entre los ungulados salvajes, el corzo llega en algunas zonas a constituir el 90% de su dieta.

Y volvemos a recordar lo del índice de apetencia: más carne con el menor esfuerzo. Un ciervo pesa dos o tres veces más que un corzo, pero es más “trabajoso” de cazar. Del muflón, antepasado salvaje de la oveja, hay restos fósiles en España, pero desapareció de nuestra fauna, y Félix  Rodriguez de la Fuente opinaba que el lobo influyó en su extinción viendo como en zonas donde se reintrodujo como pieza de caza, los lobos lo escogen como presa frente a otras especies.

En los años 70, se introdujeron un centenar de gamos para repoblar la Sierra de Sanabria y los lobos de la zona acabaron con ellos en pocos meses…posiblemente venían de alguna finca de cría donde adquieren pocos reflejos. Corzos, muflores, gamos…animales sin apenas defensas y que oscilan entre los 30 y los 70 kg. de peso, presas ideales para un carnívoro de 50 kg.

Algo similar sucede con el ganado doméstico. El lobo es muy capaz de atacar a los caballos y vacas que viven sueltos todo el año en las montañas del norte. Una manada de lobos podrá hacerse con un caballo o una vaca aislados, entorpecidos por la nieve pero, cuando se trata de un rebaño, éstos se defienden formando una rueda con las crías dentro y un círculo de cuernos o de patas coceando, capaces de disuadir al lobo más curtido.

Las ovejas son otra cosa: peso ideal (50-60 kg), no cocean, no cornean y si están en un redil ni siquiera podrán correr. La oveja, tercera protagonista de esta historia estaría totalmente desvalida si no fuera por el perro, pero para enfrentarse al lobo no vale cualquiera.

lobo juan de arphe 1585

Grabado de lobo en De varia commesuración para la Esculptura y Architectura de Juan de Arfe y Villafañe, orfebre y grabador, 1585

Los perros como alimento del lobo

Resulta que los perros también entran en la dieta del lobo en una proporción, según los estudios de Grande del Brío y analizando sus heces, superior al 10%, llegando a ser el 25% de su alimentación en ciertas épocas y zonas. Los lobos no dudan en hacerse con perros pastores (los “careas”) o perros sueltos que siempre vagabundean a las afueras de los pueblos. Y por observaciones de campo o por documentos grabados, mientras que los careas aún intentarán defender a sus ovejas, los callejeros huyen despavoridos en cuanto se “huelen” que hay lobos cerca. Y aquí interviene otra vez, el índice de apetencia: un perro de menos de 45 kg (tamaño de un pastor alemán grande) no es enemigo para un lobo, mientras que un mastín mediano, por encima de los 50-55 kg, ya es capaz de hacerle frente.

 …que en el mencionado pueblo los animales dañinos, sobre todo lobos, están haciendo grandes estragos en la ganadería mayor y menor, habiéndose llegado a ver hasta veinte lobos juntos; también hace ver que éstos han exterminado casi por completo los perros del ganado… (Ordenanzas de Corporales, en la Cabrera Alta de León. 1602)

La lucha contra el lobo

Es fácil entender la obsesión que para los pastores significó defenderse contra los ataques de los lobos, y la huella que ha dejado en el subconsciente colectivo en forma de tantos mitos y fobias, desde el cuento de Caperucita a la tradición del hombre-lobo, presente en toda Europa. El lobo podrá tal vez ser erradicado en su ambiente natural por el hombre, pero a éste le resultará mucho más difícil desterrarlo del mundo de la imaginación (R. Grande del Brío, obra citada).

La lucha contra el lobo ha utilizado todos los recursos posibles, pero hasta la aparición de las armas de fuego o sobre todo, el uso devastador de la estricnina, principal causa del declive del lobo en este siglo, fue una lucha a la desesperada. En el Pirineo catalán, hasta comienzos de este siglo, era costumbre entre los pastores el rezo en común del parenostre del llop, invocando la protección divina contra el lobo. Incluso una enfermedad muy contagiosa entre las ovejas era conocida como el llop volant.

lobo caceria santander 1957lobo cazado 1954 reg Abriac Francia

Lobos cazados en Santander (1956) y en Abiac, Francia, 1954

lobos caceria abruzzos 1900

                                               Cacería de lobos en los Abruzzos, Italia. 1900

En un plano más material, la lucha contra el lobo se realiza en forma de batidas, monterías, recompensas y trampas de lobos. Las monterías se organizaban con regularidad. Así, el Concejo de Valdeón, en la provincia de León y zona lobera en la actualidad, tenían ordenanzas de montería, con juntas anuales para reparar los chorcos y decretar las fechas de montería. Se convocaba a los vecinos en un punto predeterminado a toque de campana, un rapidísimo repiqueteo, y estaban obligados a asistir, so pena de multa, todos los vecinos varones mayores de 16 años y menores de 65. Se permitía portar armas pero sólo podía ir a caballo el Montero Mayor. La fecha de las batidas solía ser en Mayo, mes en que han desaparecido las nieves y en que los lobos están recién paridos, ideal para capturar las camadas.

...Ytem hordenamos y mandamos que todo el mes de maio aia de ir el concejo tres días a lobos... (Ordenanzas de La Cuesta, Cabrera Alta de León. S.XVIII).

lobera0001

         Vista parcial del exterior del cortello de lobos, en Lubián, Zamora

Los chorcos u hoyas, así como los fojos, cortellos, callejos y cousos eran trampas para atrapar los lobos, frecuentes en León, Galicia y Asturias… regiones muy castigadas por los lobos. Hechas en piedra, consistían en largos paredones que acababan conduciendo a una trampa o foso, de donde el lobo ya no podía salir. En los Ancares leoneses era costumbre enfrentar mastines a los lobos atrapados en el cortello, siendo motivo de diversión popular y cruzándose apuestas.

DSCN6372

Trampa para lobos cerca de Cares. Interior, final del corredor en embudo que conduce al pozo. En medio, escondites para los paisanos y evitar que el lobo retrocediera.

DSCN6373

 Trampa para lobos cerca de Cares. Boca del pozo donde acababan cayendo los lobos. 

Muy grave debía ser el problema para que en Francia, en el año 813, el Emperador Carlomagno creara el cuerpo de los lupardii (loberos) y uno de sus sucesores, Enrique III, en 1583, institucionaliza dentro del propio ejército el Corp de Louvetérie. Las monterías daban sus frutos; a guisa de ejemplo, en la zona de La Guardia, en Alava, desde 1570 a 1700 se capturan un total de 320 lobos adultos y 370 camadas. Resulta paradójico que hasta el año 1617, y por presiones obvias de la poderosa Mesta de pastores de Castilla, Felipe III no autorice a los pastores el uso de las armas de fuego. Hasta entonces la única defensa del ganado eran los mastines, los “perros loberos” y como tal, se los protege:

…si alguno matare can villano de ganado que lobo mate o tuelle a lobo, pague XV mencales... (Fuero de Cuenca, otorgado por Alfonso VIII en el año 1190)

…Tod aquel que can aldeano matare que lobo matare peche XX mencales… Et qui matare otro can, que non sagudiere carne a lobo, peche X mencales…(Fuero de Zorita de los Canes, S.XIII)

– Otro tanto se señala en el Fuero de Baeza (Jaen), otorgado por Fernando III en 1236, sobre un conjunto de disposiciones dictadas anteriormente por Alfonso VII, más tarde ampliado por Alfonso X.

– En el Fuero Viejo de Castilla ( en origen dentro de la colección de Alfonso VIII de 1212), se dispone la pena de 30 sueldos para todo aquel … que mate can que mate lobo...

Los mastines son grandes, fuertes y valientes, y se enfrentan a los lobos. Pero para proteger a los mastines de las dentelladas en el cuello propinadas por los lobos durante sus peleas, se les protege con carlancas: collares de hierro con grandes púas al exterior. Los pastores podrían decir que si el mastín no existiese habría que inventarlo…y éso es precisamente lo que hicieron sus antepasados.

carlanca0002

En Francia también

Si en España los lobos fueron siempre una pesadilla para los pastores, posiblemente en Francia y hasta tiempos recientes, la situación pudo ser aún peor. Con grandes zonas semimontañosas, muy boscosas y escasamente pobladas, los lobos -más robustos que los españoles- eran abundantes y camparon por sus respetos. Sólo como ejemplo: en 1437  los lobos devoraron catorce personas entre Montmartre y la Puerta de San Antonio, en lo que eran los alrededores de París.

Ya he comentado más arriba la institución desde el reinado de Carlomagno, en el Siglo IX, del cuerpo de lupardii, que evolucionó pocos siglos más tarde al Corp de Louvetérie. Los tratados dedicados a la caza del lobo son numerosos:

– Jean de Clamargan, bajo el reinado de Carlos IX escribe su La chasse du loup en 1576.

-Monsieur de Andrezzi, en el año 1600 y bajo el reinado de Enrique IV, escribe su tratado sobre la cría y selección de perros loberos, y cuenta que con sus perros cazó un gran ejemplar de …esta especie de lobos negros que se come a los niños y a las mujeres gordas…

-En 1699 un miembro de la nobleza de la dinastía de Lorraine mató en un invierno 315 lobos en un radio de 12 kilómetros, en los alrededores de Nancy.

-Jean Emmanuel Hector Le Couteulx de Canteleu escribió varios tratados del arte venatorio, sobre la caza del jabalí o del ciervo. En su tratado La caza del lobo en 1861, explica además la selección y cría de perros necesarios para estar tarea. Este libro, por cierto, fue de los primeros en estar ilustrado con fotografías. Ocho, en concreto, por la antigua técnica sobre papel albúmina, descubierta en 1850 (la técnica, no la albúmina).

La Bestia de Gévaudan

lobo atacando

Si hay una figura de lobo monstruoso que aterrorizó a los campesinos, ésa fue la conocida como La Bestia de Gévaudan. Gévaudan es una comarca al sur de Francia, en la Auvernia. Hoy como entonces, sigue siendo una región fría, montañosa, mezcla de páramos, bosques frondosos y poco poblada. Entre 1764 y su supuesto fin, en 1767, asoló la zona provocando hasta 130 muertes, que fueron tan “sólo” 83 hasta su supuesta primera eliminación “oficial”, en 1765, aunque después seguiría matando. Las víctimas fueron sobre todo niños y mujeres, aunque se contaron unos cuantos hombres entre los fallecidos. Aparecían a menudo decapìtados, abiertos en canal y con las vísceras devoradas. En algunos casos sólo se había comido el cuero cabelludo…

Cuando las muertes empezaron a ser más de lo normal el gobierno, bajo el reinado de Luis XV, enfocó la cuestión como un problema de estado, entre otras cosas por las burlas internacionales -y con mucha mala leche- inspiradas por la ineficacia de las medidas tomadas. El rey se implicó ofreciendo cuantiosas recompensas y mandando expediciones cada vez más numerosas con expertos tiradores que organizaban batidas, una detrás de otra…pero la Bestia seguía matando… Los monteros reales al mando se fueron sucediendo según fracasaban en su empeño y tarea de capturar a la Bestia.

En 1765 se puso al cargo el Marqués D’Enneval, aristócrata normando y experto cazador, que se jactaba de haber matado a lo largo de su vida 1.270 lobos. Cazaron muchos durante estas batidas, pero al parecer ninguno era ni por el tamaño ni por el aspecto la temible Bestia. D’Enneval fue destituído. Porque los escasos supervivientes y los monteros que, según ellos, lo habían visto y disparado -siempre huía dejando un rastro de sangre, desaparecía un tiempo pero volvía a aparecer-, lo iban describiendo cada vez con mayor detalle: un animal muy grande, oscuro, peludo, de largo hocico y muy rápido, que se levantaba sobre sus patas posteriores en el momento de abalanzarse sobre la víctima…

En Septiembre de 1765 Sieur Antoine de Beauterne con la ayuda de sus tiradores aseguró haberlo matado. En efecto se trataba de un lobo muy grande, de unos 55 kilos. Lo enviaron a la corte de Versalles donde lo embalsamaron, Beauterne recibió el premio y los honores y el asunto pareció haber quedado zanjado. Pero a los pocos días la Bestia reapareció con más muertes en goteo. Y como desde la corte el problema “oficialmente” se había resuelto, no enviaron más cuerpos especiales. Entró el invierno, y los campesinos no se atrevían ya ni a salir de casa, ni a vigilar sus vacas, ni a recoger leña…

Especulaciones hubo muchísimas. Además de creer que era el demonio en persona (misas y rogativas hubo a cientos), se barajó la posibilidad de que fuese un loup-garou: la versión francesa del hombre-lobo. O incluso una especie de fiera foránea que, en aquellos tiempos de expediciones y descubrimientos, alguien se hubiera traído de tierras lejanas y después hubiera escapado y hubiese sido soltado.

No era una idea tan descabellada. En Lizarza (entre Guipuzcoa y Navarra) fueron cazados tres leopardos: en 1777, 1781 y 1782. En Ordizia (no lejos de allí) se cazó un tigre en 1608, y en Idiazábal, más al norte, otro tigre en 1776. ¿Cómo llegaron allí?…a saber, pero los cazaron. En Gévaudan se habló de osos -frecuentes en la zona por aquel entonces- , de hienas, de extraños híbridos…incluso de algún gran dogo asilvestrado. A saber.

En Junio de 1767 un campesino de la zona y antiguo furtivo -recién salido de presidio- con gran conocimiento del lugar y larga experiencia, Jean Chastel, consiguió matar un lobo muy grande, de unos 65 kilos de peso. Presentaba antiguas heridas por arma de fuego, e incluso la cicatriz de una cuchillada en el pecho hecha por una lanza casera con la que se defendió una de las supervivientes, una valiente muchacha llamada Marie-Jeanne Valet, herida sin duda grave y que dejó a la Bestia fuera de combate durante tres meses. Pero para cuando lo enviaron a Versalles el calor había descompuesto el cuerpo, y el gran naturalista francés, el Conde de Buffon, rehusó practicarle la autopsia.

Para los campesinos se acabó la pesadilla, no volvió a producirse ningún ataque. Los supersticiosos paisanos -¡y quién no, en su lugar!- atribuyeron el éxito, entre otras cosas, porque decían que Jean Chastel había utilizado dos medallas de la Virgen para fundir dos balas de plata…el “viejo” truco para acabar con un hombre-lobo, como todos ellos sabían. Chastel, hombre piadoso y aunque tenía su bala de plata preparada, había estado esperando a la Bestia con su biblia abierta y rezando sin parar. Y con un único tiro, aún no se habían inventado los rifles de repetición, le partió la columna.

Pero como Jean Chastel no era aristócrata, ni tan siquiera militar, sino sólo un pobre campesino, ni fue recibido por el rey cuando llegó con su lobo podrido a Versalles, ni se le otorgó recompensa alguna, ni se le reconoció mayor mérito. Años después un sencillo monumento agradece su memoria en la pequeña localidad de La Besseyre-Saint-Mary, en cuya iglesia está enterrado. Como hombre de extracción humilde, su tumba está situada a la izquierda de la iglesia. Carece de méritos y, en consecuencia, carece de lápida.

 

Las vacunas, ¿ángeles o demonios?

Capítulo extraído de mi libro Terapias alternativas para tu animal de compañía, de próxima publicación.

¿Ángeles o demonios?

He hablado de las vacunas para nuestras mascotas domésticas en el capítulo correspondiente a las enfermedades infecciosas, pero no quería dejar de hacer algún comentario frente a la eficacia, a la inocuidad, la inutilidad o el daño que las vacunas puedan causar. Hay opiniones para todos los gustos. En círculos alternativos, e incluso entre algunos médicos, las vacunas están totalmente denostadas, y hay una tendencia creciente a no vacunar. Uno de los argumentos es que las vacunas sólo son un gran negocio para las potentes multinacionales farmacéuticas. Otro, son las posibles reacciones vacunales, debidas sobre todo a los excipientes, necesarios para la estabilidad de las vacunas.

Reacciones vacunales

Como pequeña lista, aquí van unos cuantos productos de los más usados como excipientes en diferentes vacunas, tanto las empleadas para las personas como en veterinaria, solos o combinados: gelatina, caseína, colágeno, miosina, tiroglobulina, laminina, sorbitol, suero bovino, proteína de huevo, formaldehido, fenoxietanol, fosfato de aluminio, hidróxido de aluminio, polisorbato, timerosal… Algunos de estos excipientes, sobre todo los constituídos por proteína, pueden producir una hipersensibilidad alérgica.

En 1998 apareció un artículo en la prestigiosa revista médica The Lancet (El Bisturí), firmada por el médico británico Andrew Wakefield. Wakefield vinculaba la vacuna triple vírica inoculada a los niños con el autismo. El artículo provocó un auténtico revuelo en los medios científicos, pero también obtuvo una amplia difusión mediática. Más tarde se demostró que no existía tal relación, que Wakefield había tergiversado datos y, de hecho, el doctor Wakefield fue inhabilitado por el Colegio de Médicos de Gran Bretaña, pero el escándalo había echado a rodar y no hubo quien lo parase.

Eficacia de las vacunas

Para empezar, ninguna vacuna, ni las más elaboradas, es eficaz al 100%. Es cierto que se han dado casos de reacciones graves: la reciente contra el papiloma del cuello uterino, unas pequeñas verrugas de transmisión sexual que suelen acabar evolucionando a carcinoma del cuello uterino, o el dramático caso de la que se conoció como cepa rusa, contra la poliomielitis y que produjo la enfermedad en los años 60 en niños vacunados precisamente para prevenirla. Pero siempre hay que considerar a las vacunas como medicina preventiva.

Como ejemplo, unos datos frente a la incidencia del sarampión en las personas, y me baso en datos proporcionados por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III. En España, entre los años 1965 y 1978 comenzaron las campañas de vacunación. En principio cubría sólo sarampión aunque se fueron añadiendo paperas y rubeola, lo que se conoce como la Triple Vírica. Se consiguió una bajada drástica de los brotes de sarampión: frente a los más de 200.000 de los años 80, la cifra bajó a sólo 244 casos en 1999, casi mil veces menos. De hecho el sarampión casi llegó a estar erradicado: en 2004 hubo sólo 2 casos.

Hay un factor de riesgo, y son los grupos de inmigrantes (sobre todo de la Europa del Este y los magrebíes, con una política sanitaria bastante deficiente, cuando no nula) y también las poblaciones marginales, como los gitanos, donde el control sanitario es menor, y donde la incidencia del sarampión y otras enfermedades es mucho más alta. Pero hay otro factor, y es el de los grupos reacios a la vacunación infantil. Curiosamente, estos grupos reacios son gente de nivel cultural y económico de medio a alto. Pero la mentalidad “anti-vacuna” cada vez se extiende más y hay datos que demuestran el riesgo de no vacunar.

 

 Los grupos anti-vacuna

Por ejemplo: en los Estados Unidos el sarampión se dio por erradicado en el año 2000. Sin embargo, en California, el estado donde más presencia tienen los “antivacunas”, fueron apareciendo casos hasta llegar a 644 en el 2014, la mayor incidencia en 20 años. En concreto en Diciembre de 2014 y en Disneyworld (en Orlando, estado de Florida) hubo un brote de 100 casos de contagio entre los niños que acudían con sus padres, más algunos otros casos entre los empleados del parque. El transmisor, al parecer, fue un visitante portador. Los niños contagiados en su mayoría (más de un 95%) no estaban vacunados previamente. En Europa, varios países, entre los que se incluye España, tuvieron incremento de casos durante el año 2011, de los que el 82% eran niños que no habían sido vacunados.

El porcentaje de padres anti-vacuna oscila entre un 1 y un 5%, aproximadamente, según países y según zonas. Pero los niños no vacunados cuentan con una ventaja si viven en países desarrollados con altas tasas de vacunación: si en un colegio, pongamos que uno de cada cien niños no está vacunado, el riesgo de contagio será ínfimo al estar correctamente vacunados los otros noventa y nueve, no habrá fuentes de contagio. Los padres quizá no “crean” en la vacuna, pero obviamente si que se están aprovechando de que otros padres crean y hayan vacunado a sus hijos.

El riesgo, en todo caso, sería para los otros noventa y nueve niños vacunados en caso de un brote, sobre todo si tenemos en cuenta que de cada 1.000 niños -o adultos- vacunados, uno puede que no desarrolle inmunidad. Si su entorno es seguro al estar todos vacunados, el riesgo de que alguien se lo contagie es prácticamente nulo. Pero si algún otro niño -o adulto- no está vacunado y coge la enfermedad, ese niño -o adulto- vacunado pero que no ha desarrollado inmunidad, sí que puede contagiarse.

Otra situación muy diferente se da en países tercermundistas con bajas o nulas tasas de vacunación. El hecho de no estar vacunado supone un riesgo real y alto de contagios. Como ejemplo, ahí están las tasas de mortalidad en muchísimos países a lo largo de la historia. En muchos países africanos se exige  de forma obligatoria junto al pasaporte, la cartilla de vacunación contra la fiebre amarilla. Hay que ser un suicida para moverse por esos países y no protegerse, cuando está en nuestra mano.

Pero el caso más reciente y más dramático se produjo en Mayo del 2015, y fue el de un niño de seis años, de Olot (Gerona), enfermo de difteria, una enfermedad erradicada en España desde hacía 28 años. El niño, tras 25 días ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Vall d’Hebrón, falleció por las complicaciones cardiacas y renales de la enfermedad, pese a la aplicación de suero-antidifteria y los tratamientos asociados. La difteria es una enfermedad muy grave. En los años 30 del pasado siglo fue la tercera causa infecciosa de muertes en Gran Bretaña. Y en España, de entre las sucesivas epidemias de difteria, se conoció al año de 1613 como el año del garrotillo (por la asfixia que producía la inflamación de la garganta), y que se recordó especialmente con ese nombre por la enorme incidencia y mortandad, muy por encima de lo habitual, que padeció aquel año la población.

El niño de Olot, como es de suponer, tampoco había sido vacunado. Los padres pertenecían a asociaciones antivacuna aunque, escarmentados tras la muerte del pobre chaval, sí que han vacunado a su otra hija, e incluso ellos mismos. Por contacto con el niño enfermo unas diez personas adquirieron la bacteria de la difteria aunque, gracias al hecho de que en estos casos si habían sido previamente vacunados, no han desarrollado la enfermedad, y sólo están sujetos a tratamiento antibiótico para eliminar completamente la bacteria.
Pero una asociación antivacuna, la Liga por la Libertad de Vacunación, no sólo han sido capaces de cuestionar que la causa de la muerte del niño fuese la difteria, sino que siguen aconsejado no vacunar. Sin comentarios. Por el contrario, asociaciones de padres de alumnos están haciendo fuerza ante la administración para exigir la cartilla de vacunación a los niños en los colegios, como sucede por ejemplo en Italia.

En cuanto al sarampión, el caso de Francia es especial, porque es un país con muy bajas coberturas de vacunación. En el año 2008 se notificaron 23.000 casos y, de entre ellos, 10 fallecimientos. La evolución en España, sin ser tan dramática, al ser la vacunación obligatoria y, en general, respetada, también demuestra la correlación entre la no vacunación y los casos. Entre el 2007 y el 2009 hubo 135 casos. Ya en el 2010, fueron 260. Pero en el año 2011 ascendieron a 3.000. La inmensa mayoría, en niños no vacunados.
Otros ejemplos muy recientes demuestran que, pese a estar prácticamente erradicadas, son enfermedades para tomárselas muy en serio. El 18 de Febrero de 2015 murió en Berlín un niño de año y medio, de sarampión. Obviamente no había sido vacunado. No fue un caso aislado: desde Octubre del 2014 en la zona de Berlín se han detectado 450 contagios, de un total de 574 en toda Alemania, entre niños y adultos. Más del 95% no habían sido vacunados.

La rabia, mortal al 100%

Otras vacunas podrían considerarse indiscutibles, tales como la vacunación antirrábica, obligatoria en la mayoría de los países, incluida España, por el alto riesgo que supone a la población. La rabia es endémica en toda Asia, América (del Norte y del Sur) y África, y en la Europa del Este hay epidemias o focos con cierta periodicidad, propagada por los carnívoros salvajes, sobre todo los zorros y los lobos. Es lo que se conoce como la rabia selvática.

Se detectan casos también por parte de los biólogos, de murciélagos infectados que cruzan los estrechos: el de Gibraltar, viniendo desde África, o el Canal de la Mancha, desde Francia a Gran Bretaña. Son animales que, incoordinados al quedar afectado su sistema nervioso, pierden la capacidad de volar y caen al suelo. Por su pequeño tamaño no son peligrosos de cara a las personas, pero sí pueden darse casos de perros o gatos que, atraídos por el animal, pudieran ser mordidos.

En España está oficialmente erradicada hace más de 50 años, pero casi cada año se detecta algún caso de perros asilvestrados en Ceuta y Melilla que, igual que cruzan los inmigrantes ilegales, atraviesan las vallas desde Marruecos. También de perros provenientes del Norte de África adoptados por turistas, que atraviesan la península con sus dueños y comienzan a manifestar los síntomas en Europa. Como casos recientes: Francia, Julio del 2014, un gatito procedente de Marruecos. Francia, Mayo del 2015, un perrito procedente de Argelia. Holanda,  Febrero del 2012, un perrito procedente de Marruecos. En Junio del 2013 tuvimos un caso de rabia demostrada en Toledo, producido por un perro supuestamente mal vacunado que, de vuelta de un viaje por Marruecos donde se supone pudo contagiarse, se escapó mordiendo a varias personas.

Aquí no caben consideraciones del tipo de prevenir reforzando inmunidad, buena nutrición, etc, como en otras enfermedades infecciosas donde el buen estado físico puede ayudar a salvar la vida. Si a un perro o gato (o un ser humano) perfectamente sanos un animal rabioso le muerde inoculándole la enfermedad, el resultado si no se trata a tiempo es la muerte en todos los casos. Según la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud), cada año mueren en el mundo entre 55.000 y 90.000 personas debido a la rabia. Se calcula que cada 10 minutos muere un ser humano a consecuencia de esta enfermedad. El 98% lo son por mordeduras de perro, y más de un 50% de las víctimas son chicos menores de 15 años, que se acercan o juegan con esos perros vagabundos.

Perros India-2

                       Perros parias de La India: flacos, sarnosos…y a veces rabiosos

El último caso de persona infectada por la rabia en la península fue precisamente el de un médico malagueño en el verano de 1975 cuyo perro, a la vuelta de una estancia en Marruecos (donde fue infectado) le mordió. El médico descartó que su perro estuviese rabioso y para cuando el hombre manifestó síntomas el virus había afectado el sistema nervioso y ya era tarde. Y el último caso mortal en personas en España, aunque en territorio extrapeninsular, sucedió en Melilla, donde ya he comentado que se detectan casos todos los años y el contagio es más fácil, en 1979.

La malaria

En países desarrollados como los del mundo occidental, con un alto nivel de vida, nutrición más que suficiente y unas correctas medidas higiénicas, contamos con unas defensas a priori de las que carece la población del Tercer Mundo, mal alimentada y en condiciones penosas. Que el SIDA, la tuberculosis, el Ébola o la malaria sean un azote mortal en los países pobres no es casualidad.

Cuando el investigador colombiano Elkin Patarroyo desarrolló en 1997 su vacuna contra la malaria, causante de miles de muertes cada año en zonas tropicales (1ª causa de mortalidad infantil, de niños menores de cinco años en África) y donó, generosamente, su patente a la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) en vez de comercializarla, las multinacionales, que vieron perder el “·negocio”, se le tiraron a la yugular criticando que tan “sólo” tenía una eficacia del 30%. Se calcula que la malaria mata cada año entre 700.000 y 2.700.000 personas (las estadísticas son complicadas en esas zonas), de las que el 75% son niños.

Cada año se calculan 400 millones de casos, la mayoría en el África subsahariana. Se sigue investigando la vacuna por potentes multinacionales, pero los resultados no superan de momento la tan denostada vacuna de Patarroyo. Si consideramos que de cada mil niños se salvarían al menos la tercera parte, creo que su uso ya está justificado. Lo ideal será cuando esos millones de niños mejoren sus condiciones nutricionales o higiénicas…lo que por desgracia tardará aún muchos años.

DSCN2352

                                      Niños africanos, las víctimas de la malaria

La viruela

Tras la llegada de los españoles al Nuevo Mundo la población indígena quedó diezmada debido a la mortandad producida por una epidemia de viruela, transmitida al parecer por un esclavo negro enfermo, desconocida y ante la que no tenían defensas. Según las crónicas el esclavo viajaba en los barcos con los que Pánfilo de Narvaez desembarcó en Yucatán con la intención de hacer prisionero a Hernán Cortés. La epidemia asoló al imperio azteca y facilitó en parte la conquista de Méjico.

La viruela se consideró erradicada en todo el planeta en 1980, el último caso se produjo en Somalia. Desde entonces se conservan cepas congeladas en dos almacenes oficiales: el CNC (Center for Disease Control and Prevention) de Atlanta, en USA, con 350 cepas, y el VECTOR de Novosibirsk, Rusia, con 120 cepas. La cuestión de mantenerlas y no destruirlas se basa en la posibilidad de investigación, de obtener nuevas vacunas y de un supuesto control en caso de bioterrorismo o guerra bacteriológica.

viruela

                                                  Niño africano enfermo de viruela

Sólo en Europa enfermedades como la misma viruela o la difteria (conocida popularmente como el garrotillo, hasta hace cien años, al producir muertes por asfixia debido a la inflamación de la garganta) que antes producían miles en muertos, hoy día están erradicadas, por el hecho de la prevención.

La filosofía del uso de las vacunas al fin y al cabo es de la medicina preventiva: prevenir y de esa forma evitar la aparición de un mal mayor. Pero lo más curioso es que el mecanismo de acción de las vacunas sea muy parecido que el de una medicina alternativa muy denostada por la medicina oficial, la homeopatía (de la que hablaremos en extenso). Similia similibus curantor, como dijo su creador, el alemán Hannemann: una pequeñísima aplicación de lo que causa la enfermedad, produce una reacción en el organismo que ayudará a curar la enfermedad en sí.

Otro debate frecuente entre profesionales de la salud (médicos, veterinarios, investigadores) es, si se admite la necesidad de las vacunas, cuales utilizar, en qué momento, con qué plazos y con qué frecuencias.Todos los mamíferos, incluido el ser humano, por supuesto, adquirimos nuestras primeras defensas (las Inmunoglobulinas IgA, IgM e IgG) contra las infecciones al mamar los calostros, la primera leche que producen las madres tras el parto. Para según que enfermedades, estas defensas maternales tienen un tiempo de efectividad variable, de algunos meses. En Veterinaria conocemos con bastante certeza estos plazos, y aconsejamos pasado ese tiempo inmunizar a las crías con calendarios de vacunas, según cada especie.

Hay poca discusión, aunque alguna hay, en cuanto a la importancia de las primeras vacunas. Las dudas surgen en cuanto a la necesidad de revacunar periódicamente frente a algunas enfermedades. En el caso de nuestras mascotas: rabia, moquillo, hepatitis, leptospirosis o parvovirosis, como más habituales en el caso de los perros, y en el caso de los gatos herpesvirus, calicivirus, panleucopenia o leucemia. Decía que hay opiniones para todos los gustos, y una de ellas es la influencia desfavorable del exceso de vacunaciones para la salud de nuestras mascotas, con argumentos que pretenden ser sólidos.

Los laboratorios aconsejan revacunación anual pero, ¡claro!, puede surgir la duda sobre si es una necesidad biológica o, tal vez, conveniencia económica. En algunas enfermedades se ha demostrado que la inmunidad se prolonga más allá del año aconsejado, llegando a los tres, los siete años, o incluso toda la vida.La polémica está servida.

 

La acupuntura. ¿Trucos de chinos?

En Noviembre de 2010, la Unesco declaró a la acupuntura como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Pese al desprestigio inicial en Occidente, que llegó hasta el punto de su persecución legal, acusándola de intrusismo profesional en el campo de la medicina, poco a poco se ha ido aceptando (por ejemplo, como en el año 1997, en el Instituto Nacional de la Salud de los Estados Unidos) por su eficacia e implantando, bien como especialidad, bien como masters, en numerosas universidades europeas y americanas. En España hay varias asociaciones, tanto de médicos como de veterinarios especializados en acupuntura.

En concreto y en San Lorenzo de El Escorial, donde vivo, el Instituto Chi imparte desde hace años cursos de medicina china y de acupuntura para veterinarios, con gran éxito, por cierto. En países como Corea, China, Viet Nam y Cuba, forma parte de los sistemas nacionales de salud. De hecho en Viet Nam se utiliza, además de para otras muchas cosas, como único sistema de analgesia en los quirófanos, como bloqueante del dolor. Pero…¿cómo funciona la acupuntura?.

La acupuntura según la filosofía china

Según la filosofía china el mundo, y nosotros dentro de él, se organiza con los cinco elementos: madera, tierra, fuego, metal y agua. La teoría tradicional china considera que la enfermedad es un desequilibrio entre el yin y el yang, las dos fuerzas opuestas y complementarias que rigen el universo. La energía vital fluye por el cuerpo a lo largo de los meridianos, canales o vías de comunicación. Hay 12 meridianos correspondientes a 12 órganos (pulmones, intestino grueso, intestino delgado, bazo-páncreas, corazón, riñones, vejiga, sistema cardiovascular, vesícula biliar e hígado) más 2 vasos extraordinarios permanentes (el de la concepción y el vaso gobernador), 14 en total.

acupuntura

A lo largo de los 14 meridianos se sitúan 365 puntos, aunque existan algunos fuera de los meridianos. Estos puntos se consideran resonadores y al punturar (insertar las agujas) se equilibra la energía (el yin y el yang)alterada en el órgano que lo rige. Dicho trastorno puede deberse tanto a factores externos como internos, lo que al final se manifiesta en enfermedades. Los expertos orientales diagnostican la enfermedad, mediante la exploración de los pulsos con ambas manos en ambas muñecas, 9 en total en cada muñeca, en tres zonas y, dentro de cada zona, superficial, medio y profundo en cada punto, donde cada uno correspondiente a un órgano.

Los primeros testimonios de la acupuntura nos hacen retroceder a los tiempos de Shi Huang Di, llamado El Emperador Amarillo (2697-2599 a.C.), pero se descubrieron agujas de sílex usadas con anterioridad a las usadas actualmente, de metal. Las utilizadas hoy en día son unas pequeñas agujas metálicas, de unos 4 ó 5 centímetros (no se “clava” todo, sólo un par de milímetros) y muy finas, que se insertan ayudándose de un fiador para que no se doblen al punturar. Pero las hay de muchos tamaños, y en los hospitales de Oriente las hay hasta de 15 o 20 centímetros, según cada aplicación.

Cuando veo a un médico chino tomar los pulsos con las dos manos, muy concentrado, con bastante detenimiento y moviendo hábilmente sus dedos, no puedo evitar pensar en un pianista. Cuentan que los médicos chinos más hábiles calculaban sólo con el pulso y con bastante certeza si había gestación, el tiempo exacto de embarazo y, además, si iba a ser niño o niña. Además complementan la información obtenida de los pulsos examinando la lengua, la orina y el aspecto general del cuerpo.

La acupuntura según la ciencia occidental

Esto en lo que se refiere a la teoría oriental. La ciencia occidental nos explica que la acupuntura funciona mediante la estimulación del SNC (Sistema Nervioso Central, o lo que es igual: cerebro y médula espinal) a través de la liberación de neurotransmisores. En la piel hay zonas concretas, los acupuntos, situadas sobre terminaciones nerviosas. La estimulación de estos acupuntos activan los llamados arcos reflejos neuronales, conexiones mediante neuronas que van desde la piel (SNP: Sistema Nervioso Periférico) hasta el SNC (Sistema Nervioso Central), activando respuestas tanto en SNC como en el Sistema Endocrino.

El estudio fisiológico del mecanismo del dolor es un tema tan complejo que excede la intención, meramente divulgativa, de una entrada como es ésta. No obstante intentaré explicarlo de la forma más resumida y más sencilla posible.

Se han realizado estudios utilizando la Resonancia Magnética y Tomografía donde se ha podido observar que, con la estimulación de puntos concretos en la piel, se incrementa el consumo de oxígeno y la utilización de glucosa en puntos concretos del cerebro.En el interior de la columna vertebral y protegido por las vértebras está el canal medular, donde se aloja la médula espinal, aislada y protegida a su vez por las meninges. 

La médula contiene el tejido nervioso que, por grupos o “paquetes”, cada cual con su función específica, transmite y comunica los estímulos nerviosos desde el Sistema Nervioso Central hasta las extremidades, pero también en sentido inverso. Son, tanto “órdenes” como “mensajes”. Dentro de la médula espinal, en la zona llamada Rostroventral, se localizan centros medulares del dolor, tales como el PAG (Periacueducto Gris Mesencefálico) y el NRM (Núcleo Rafe Magno). Ambos forman el Sistema de Inhibición Descendente del Dolor, controlando la transmisión de impulsos nerviosos desde las vías aferentes noniceptivas (receptores del dolor).

Este sistema analgésico funciona a través de los axones (largas ramas de las neuronas) que la PAG envía al NRM, desde donde descienden desde el tracto dorsolateral de la médula espinal a los complejos inhibidores en el cuerno dorsal. De forma que el dolor es bloqueado antes de ser percibido como tal en el cerebro.Los neurotransmisores involucrados pertenecen a lo que se conoce como el sistema opiode endógeno, y constan de tres familias de péptidos: las endorfinas, las encefalinas y las dinorfinas, de fuerte acción antinoniceptiva (acción analgésica). Sólo como ejemplo, la acción analgésica de las dinorfinas es 200 veces más potente que la de la morfina.

Con todo este rollo sólo quiero explicar que la acupuntura, frente a lo que opinan sus detractores, no es un efecto placebo, sino que hay un mecanismo nervioso demostrado capaz de bloquear el dolor, pero que va mucho más allá de la traumatología, que es donde más se solicita. La acupuntura se usa para todo tipo de problemas: desde trastornos depresivos, digestivos, hormonales… hasta la corrección de anemias, por ejemplo, por su efecto en el sistema endocrino.

Los detractores de la acupuntura -que los hay- pueden aducir que la mejoría de los pacientes pueda deberse a un efecto de sugestión, lo que se llama un efecto “placebo”. Podríamos justificarlo en el caso de dolencias articulares, o musculares. El deseo de encontrarse mejor a veces nos hace sentirnos mejor. Pero cuando se corrige una anemia, en este caso, evidentemente, no se puede hablar de efecto placebo. Y cuando el paciente es un perro o un caballo, creo que tampoco.

acupuntura en caballos

              Una de las láminas del libro The Treatment of Horses by Acupuncture

Personalmente, yo nunca he utilizado la acupuntura con mis pacientes. Aunque me interesé por ella y la estudié hace más de 30 años, fue sólo a nivel teórico. A nivel aplicativo carezco de los conocimientos técnicos necesarios. Pero sí la han utilizado en mí (problemas de lumbalgias) y los resultados han sido siempre satisfactorios. Como “científico” que soy, me gusta observar la forma de actuación: desde la exploración inicial hasta el método en que se utilizan las agujas.

Tengo un gran amigo acupuntor, surcoreano, Sangwhan Lee, que trabaja en la zona de El Escorial. Todo un profesional y, además, muy intuitivo, podría contar muchas anécdotas de él, aunque creo que no vienen al caso. Me contaba que cuando empezó Medicina en Seul, desde el primer día ya aplicaban agujas en los pacientes. Una formación, sin duda, muy completa. He visto también la aplicación en perros y en caballos y, según mi criterio personal, es un sistema muy eficaz, totalmente válido, “científicamente” impecable.

Los acupuntores experimentados y que han estudiado en profundidad y durante años puntos y meridianos saben perfectamente donde implantar las agujas. Pero en Occidente se utiliza también una forma más “fácil” para localizar las zonas idóneas, con los buscapuntos. Los doctores Manaka en Japón,  Niboyet y Pourret en Francia o Dumitrescu en Rumanía, a finales de los años 50 estudiaron con galvanómetros puntos en la piel con menor resistencia eléctrica, donde comprobaron una caída de la impedancia cutánea justo en los mismos puntos descritos por los acupuntores orientales.

Hay otras técnicas manuales relacionadas con la estimulación de la piel, como la Digitopuntura, el Shiatsu, el Reiki  o la Kinesiología.

En la Kinesiología, palabra que proviene del griego Kinesis (movimiento) y Logos (estudio), los practicantes hablan de cuatro niveles: el mental/emocional, el dietético/químico, el estructural/muscular y el energético/fuerza vital. Los kinesiólogos tratan el estrés y la relación cuerpo-mente, detectando bloqueos a nivel físico, emocional, mental o energético.

En la Digitopuntura y Shiatsu, al igual que en la acupuntura, se estimulan las terminaciones nerviosas de la piel pero sin utilizar agujas, usando los dedos, las palmas de las manos, los antebrazos, los codos, las rodillas y las plantas de los pies.

El Reiki, del japonés:poder espiritual. Es una técnica que trata de lograr la sanación a través de la imposición de manos, especialmente sobre ciertas zonas del cuerpo: los chakras (del sánscrito: círculos, o puertas de energía), en sesiones de unos 45 minutos, experimentando el paciente gran relajación al canalizar la energía vital universal, con lo que alivia desequilibrios físicos, mentales y emocionales. Como podemos ver estas técnicas orientales buscan siempre la armonización de todos los niveles del cuerpo, tanto físicos como espirituales.

El monje zen japonés Mikao Usui desarrolló el Reiki en 1922 tras un retiro espiritual. Legó a sus alumnos cinco principios que estableció como normas de vida, muy parecidos a los principios budistas:

-no te irrites

-no te preocupes

-sé agradecido

-trabaja con diligencia

-sé amable con los demás,

Y el consejo de recitarlos una vez al día, como un mantra. Y con los mantras entraríamos en un campo tan interesante como es el campo de la musicoterapia. Pero por el momento aquí lo dejo.

 

La leche, ¿buena o mala para nuestra alimentación?

vaca

La leche de vaca

La leche es un producto que forma parte importante de la alimentación humana desde la domesticación de los animales en el Neolítico, hace más de 10.000 años. Gracias a la leche de vaca, y a la de otros bóvidos como el yak en el Tíbet y la de búfala en Asia, o bien la de camella en el desierto, la de reno en Laponia o la de ovejas y cabras en muchas partes del Viejo Continente,  numerosos grupos humanos han salido y salen adelante, desde los primitivos pueblos indoeuropeos a los europeos modernos, pero también grupos asiáticos o africanos. Y, sin embargo, su uso ha sido puesto en entredicho desde hace unos cincuenta años hasta ahora. La leche, originalmente, es una buena fuente de proteínas, además de Calcio, Fósforo y Vitaminas: C, A, B2 (Riboflavina), B3 (Niacina) y B9 (Ácido Fólico).

El principal problema era su contaminación bacteriana, siendo las más graves y transmisibles al ser humano el Mycobacterium, causante de la tuberculosis, y la Brucella, causante de las Fiebres de Malta. Para evitar este grave problema de salud a mediados del S.XIX se fueron probando sistemas de esterilización, de los cuales los más usados son la Pasteurización o HTST, consistente en calentar la leche a 72ºC  durante 15 minutos (la llamada comercialmente leche esterilizada) o, el más usado, el UHT , acróstico de Ultra High Temperature, por el que se procesa la leche a 138ºC durante poco más de 2 segundos. Hoy día, incluso, habría que añadir la contaminación química por todo el proceso del tratado industrial de la leche, añadido al de la contaminación accidental en la propia alimentación del ganado, tanto por los productos añadidos a los piensos como la de los pastos.

El problema de estas manipulaciones es que la leche, aparte de perder la carga bacteriana, pierde parte de sus vitaminas, principalmente la Vitamina C. Si a ésto añadimos los procesos industriales consistentes en la filtración, homogeneización, bactofugación (o centrifugación) y la eliminación del exceso de grasa por encima del mínimo legal exigido del 3,5% de contenido graso, lo que nos queda al final es un producto desnaturalizado, y muy lejano de aquella leche que espumeaba en los cubos tras el ordeño manual. Hoy día, además, nos la presentan en el comercio “enriquecida” con Calcio, con Ácidos Omega-3 y Omega-6 y en sus variantes de entera (con ese mínimo legal del 3,5% de materia grasa), semidesnatada y desnatada. Sólo se parece a la original en lo blanco.

En medios “alternativos” se concede mayor digestibilidad a la leche de oveja o de cabra frente a la leche de vaca, en razón del mayor tamaño de los glóbulos de grasa de esta especie…como si los glóbulos de la leche de vaca fuesen “piedras” o grandes pedazos de mantequilla que caen sobre la mucosa del estómago, cuando en realidad estamos hablando de una diferencia en su diámetro de milimicras (milésimas de milímetro), igualmente digestibles en ambos casos. Por lo demás, su composición en cuanto a caseína y lactosa es prácticamente la misma. No, no hay diferencia…salvo el sabor, ligeramente más dulzona en el caso de la leche de cabra.

Diferencia entre alergia e intolerancia

Se tiende a confundir, pero son dos cosas muy diferentes. Una alergia es siempre una reacción del organismo a una proteína. Entre muchas otras, pueden ser las que se presentan a las que hay en las heces de los ácaros del polvo (alergia al polvo, coloquialmente), de las presentes en la saliva de los insectos cuando nos pican (alergia a la picadura de pulga), de las de los pólenes de especies concretas de plantas (“fiebre del heno”) o de proteínas  componentes de algunos alimentos. En el caso de la leche sería una reacción a su proteína: la caseína. Mientras que una intolerancia es la incapacidad para digerir ciertos alimentos, debido a la carencia de las enzimas necesarias. En el caso de la leche, sería por deficiencia de lactasa. En otro caso diferente, el del gluten de algunos cereales, podría darse o bien alergia, o bien intolerancia.

A nivel nutricional la leche se ha demonizado mucho por los problemas que puede acarrear la digestión de algunos de sus nutrientes, principalmente la caseína, la lactosa y el ácido araquidónico. 

-la caseína es la proteína de la leche, fragmentada para ser digerida por la enzima renina en el estómago, y susceptible de causar reacciones alérgicas alimentarias.

-la lactosa, el azúcar de la leche. Desdoblada por la enzima lactasa, que hidroliza la lactosa descomponiéndola en glucosa y galactosa, dos azúcares perfectamente digeribles. Cuando hay un déficit de lactasa, la lactosa no se digiere, fermenta en intestino produciendo gases y diarreas, e irritación en la mucosa intestinal debido al ácido láctico resultante. De hecho, en poblaciones humanas, hay variaciones en cuanto a la digestibilidad de la leche por motivos genéticos, como veremos a continuación.

-por último, el Ácido araquidónico, que es un ácido graso precursor de las Prostaglandinas, en concreto la PgE2. Su exceso y sólo en algunos casos concretos produce inflamaciones en las células del intestino y debilitamiento de las membranas celulares.

Hay muchos estudios en los que se propone la influencia que el consumo de la leche de vaca, añadiendo el de sus productos (yogur, mantequilla, nata, quesos, etc.) tiene sobre la presentación de diversos tumores como el de próstata en los hombres y, principalmente, el de mama en las mujeres. Influencia más evidente (según los estudios) en Europa y los Estados Unidos, y menor en países asiáticos como Japón o China, países estos últimos con muy poca tradición en el consumo de lácteos. En China, por ejemplo, la incidencia de estos tumores sería mucho mayor en Hong-Kong, por la influencia occidental (debido a la larga presencia colonial británica) que ha modificado muchos hábitos alimentarios respecto a los tradicionales de la cultura china.

La deficiencia de lactasa en el mundo

En los tres grandes grupos humanos básicos, admitidos científicamente como razas (aunque el término esté sujeto a discusión respecto a su validez o ética) como son los caucásicos (europeos y poblaciones de Oriente Medio y Asia Central), los negros africanos y los asiáticos del Este (y sus descendientes directos, los indios americanos), la evolución y la genética permitieron la persistencia del gen que hace mantener la lactasa más allá del destete en los caucásicos y en algunos grupos africanos (como los masai, por ejemplo, grandes consumidores de leche), lo que ha facilitado  el uso de la leche cruda para su supervivencia. 

Un estudio publicado en el American Journal of Human Genetics sobre investigaciones en poblaciones de todo el mundo, explica el por qué en algunas de esas poblaciones se mantuvo la capacidad de digerir la lactosa mientras que en otras no. Así, más de tres cuartas partes de la población humana del planeta no son capaces de asimilar la lactosa. Por un problema de selección natural, se ha mantenido en la cuarta parte restante. Además de su innegable valor nutritivo, las ventajas para los consumidores de leche fueron varias:

-su alto contenido en riboflavina, la Vitamina B2, que aporta protección contra la malaria, enfermedad muy frecuente en los trópicos y que causa alta mortalidad en África.

-su alto contenido en agua, de un 83 a un 89%, que asegura la hidratación en aquellas poblaciones habitantes de zonas áridas.

-en zonas de latitud muy al norte, con muy poca exposición al sol, se asimila menos la Vitamina D. Ello es debido al mecanismo que, a través de la radiación ultravioleta, ayuda a sintetizar la Vitamina D y que a su vez ayuda a fijar el Calcio al hueso. Precisamente la lactosa estimula la absorción del Calcio.

Según los datos del American Journal of Human Genetics, más del 90% de los asiáticos del Este, porcentaje que en los chinos alcanza el 98%, no asimilan la lactosa. Siempre he pensado que esa intolerancia tan generalizada y los problemas digestivos que conlleva, es una de las principales causas por las que, en las medicinas orientales, proscriben el uso de la leche y de los lácteos, aunque por su filosofía tan especial insisten, por ejemplo, en evitar los alimentos “blancos” (los “cinco venenos blancos”: leche, harina, sal, azúcar refinado y arroz sin cáscara). Habría que comentar que la alimentación tradicional de los asiáticos se basa mayormente en vegetales, tales como el arroz (con o sin cáscara) y las verduras, y un componente variable de proteína animal, principalmente carne de cerdo y aves (pollo, patos). Pero no tienen tradición ganadera ni, por tanto, lechera.

La mayoría de los indios americanos, tanto del Norte como del Sur (descendientes directos del grupo mongoloide que desde Asia atravesó el Estrecho de Bering) y, como ejemplo, los indios mapuches de Chile, no la asimilan en un 90%. En cambio, en Europa, el porcentaje no llega al 4% de intolerancia a la lactosa en países como Suiza o Dinamarca, de amplia tradición lechera. En España las variaciones se presentan según zonas, dependiendo de la cultura tradicional más ganadera/lechera o más agricultora: de menos del 20% de intolerancia en lo que llamábamos “la España húmeda”: Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco… al 40% en Levante y Andalucía.

Pero es en África donde se dan las mayores variaciones atendiendo a su modo de vida, con un porcentaje medio de intolerancia a la lactosa que oscila entre un 60 y un 70%, pero que varía según los grupos humanos, por la razón que el estudio ya mencionado explicó de la siguiente manera:

-cazadores/agricultores como los yoruba de Nigeria, con una intolerancia del 100%; los agricultores ibo (o igbo), de Nigeria, en un 90%; o los cazadores bosquimanos de Sudáfrica y Namibia, en más del 95%.

-en cambio los pueblos de pastores/ganaderos como los fulani de la franja del Sahel, que pastorean sus rebaños desde Chad hasta Senegal, presentan una intolerancia a la lactosa menor del 20%; los tutsi de Ruanda, vaqueros tradicionales, de un 7%; o los masai de Kenia, menor de un 6%, con una dieta muy nutritiva aunque “pintoresca”, basada en el consumo diario de leche mezclada con sangre de sus rebaños.

La conclusión es clara: aquellos pueblos con economía ganadera, por un problema de selección natural adaptativa a sus recursos, mantuvieron el gen que permite la pervivencia de la lactasa más allá del periodo natural del destete. Por el contrario, los que basaban su supervivencia en los cultivos o en la caza, no lo mantuvieron y no podían aprovechar la leche como fuente de nutrición. La pregunta que surge en todos los foros es: ¿es natural tomar leche de vaca?… La respuesta es: salvo intolerancias, tan natural como comer patatas o trigo.

El mundo de la genética nos cuenta, con su lenguaje “sencillo”, más que cómo, dónde radica esa pervivencia de la lactasa. Concretamente, en el par de cromosomas nº 2 (más exactamente en el “brazo largo”, en la posición 2q21), donde radica el gen LCT, que codifica la lactasa permitiendo la digestión de la lactosa en los lactantes.  El gen MCM6 perpetúa la persistencia de la lactasa en los adultos, así como el polimorfismo 13910 C/T.

La variante europea: T-13910 se halla presente además en grupos de pastores de África central y del norte. Otra variante, la G-13915 la encontramos en la península arábiga, norte de Kenia y norte del Sudán. Otra variante más, la G-13907, en el extremo norte de Kenia y Sudán , así como en Etiopía, estimándose su antigüedad en unos 5.000 años. Y una cuarta variante, la C-14010, en poblaciones de Kenia y Tanzania llegando hasta el sur de África, estimándose su aparición hace más de 3.000 años. Estos datos un tanto liosos lo que nos están en contando es el movimiento de poblaciones de origen cushídico que, desde el norte de África, fueron extendiéndose o migrando hasta el sur, acompañados (sin ellos saberlo, obviamente) con ellos sus genes.

Sin embargo la leche sigue conservando unas propiedades nutricionales buenas. Y en nuestras mascotas no es raro, sobre todo en los gatos, darles “un poquito” de leche, aunque haya alguna raza especial como el Siamés donde sí se observa más el problema de la intolerancia a la lactosa…curiosamente y no sé si tendrá alguna relación, el Siamés se seleccionó en el Extremo Oriente, zona sin tradición de consumir leche. Una opción, y así lo recomiendo en casos de gastroenteritis en nuestras mascotas, es administrarles productos lácteos fermentados como el yogur o el queso fresco.

En el yogur la lactosa ya está desdoblada tras su fermentación, en forma de glucosa y galactosa, perfectamente digeribles. Además les aporta una cantidad importante de flora bacteriana, los Lactobacilos, importantes para una digestión correcta y equilibrada. Eso sí: insisto en que sea yogur natural, “el de siempre”, nada de bíos, ni griegos, ni muesli ni con frutas del bosque. Las diferencias entre uno y otras son escasas: algo más de grasa en el yogur griego, la adicción de frutas o cereales en los dos últimos, y una proporción mayor de Lactobacilos en el Bío. Y el queso fresco sin superar más de 100 gramos en cada toma, cada 2 o 3 días.

Porcentajes de lactosa

Aquí me gustaría hacer un pequeño comentario sobre el porcentaje en lactosa presente en la leche y sus derivados, de cara a su intolerancia. De entrada, cualquier producto con un contenido por debajo a un 2% de lactosa puede ser bien tolerado por la mayoría de las personas con intolerancia a ésta. Recordemos que no se trata de una alergia, en la que una pequeñísima parte puede producir graves reacciones en el organismo, sino una intolerancia por incapacidad de su digestión.

El porcentaje de lactosa en los alimentos varía incluso según su marca comercial pero, por ejemplo, en las leches e independientemente de su contenido en grasas (igual da la leche entera que la desnatada) oscila entre un 4’8 y un 5’2%. Curiosamente, la leche humana tiene uno de los porcentajes más altos: un 7%. En el yogur y por la razón de la predigestión de la lactosa por la flora bacteriana, el porcentaje es mucho menor, y varía en los yogures comerciales descremados entre un 1’9 y un 6% (desaconsejados, por tanto, para los lactasa deficientes). Ésto en los descremados. Es en los yogures comerciales “enteros” (con toda su grasa) donde el porcentaje se reduce, según marcas, a sólo un 0’4 o un 0’5% de lactosa, muy por debajo de esa cifra crítica del 2% que veíamos al principio y sin ninguna consecuencia por tanto para los lactasa deficientes.

Hace casi 40 años que elaboro mi propio yogur. No se necesita ningún aparato sofisticado: basta una simple yogurtera de las que podemos encontrar en el comercio de pequeños electrodomésticos, un vasito de yogur y un litro de leche. Lo mezclamos, lo dejamos 8 o 10 horas a 36ºC y tendremos un litro de yogur natural, con todas sus propiedades. No he encontrado datos sobre el ,porcentaje de lactosa en los yogures “caseros”, pero extrapolando las cifras anteriores supongo que no llegará ni al 0’5%.

Por fortuna no soy lactasa deficiente, por lo que utilizo para el yogur leche “comercial” de vaca (no vale la de soja, no “cuaja”). Cuando puedo, consigo leche de granja. Pero habitualmente consumo leche de cabra, de granjas garantizadas. Aunque en círculos alternativos se recomienda la de cabra frente a la de vaca, las diferencias de composición entre ambas son mínimas, el porcentaje de lactosa es similar y si acaso hay alguna pequeña diferencia entre el tamaño de los microglóbulos de grasa. Para mí, una diferencia importante de cara a su sabor es el contenido en grasa: sobre el mínimo legal de 3’6% de la leche de vaca, en la de cabra que yo consumo alcanza un 4’6%, lo que la convierte en más “mantecosa”. El resto es cuestión de gustos.

Hay una indicación concreta para darle leche a las mascotas, y es en la situación de cachorros lactantes sin acceso a su leche materna a los que hay que criar a biberón. Un error frecuente es administrar leche de vaca y, lo que es aún peor, “rebajándola” con agua (no sé de dónde habrá salido esa idea tan peregrina y extendida, por desgracia). La leche de perra y especialmente la de gata, es mucho más concentrada que la de vaca, con aproximadamente el doble de materia seca, de grasa y de proteínas. Si además la rebajamos con agua lo más fácil, aparte de suministrarles la cuarta parte de lo que necesitan, es que acaben con diarrea, especialmente grave en un cachorro tan frágil. Para atender tal necesidad, hoy día existen en el comercio leches maternizadas con una composición adecuada tanto para perritos como para gatitos huérfanos.

En el caso de las mujeres la lactancia natural es indiscutible e indiscutida. Además de que con el calostro los neonatos adquieren anticuerpos que les protejan ante enfermedades infecciosas, y además de sus propiedades nutricionales, imprescindibles para un recién nacido, es la mejor forma de que las Lactobacterias colonicen el intestino, de cara a su futura alimentación y correcta digestión, una vez destetados. Un mamífero en el momento de nacer tiene un intestino estéril, sin presencia de ningún tipo de Lactobacilos. Pero no hay que pensar que, con que se amamanten tres meses “ya tienen bastante”. Si no hay posibilidad de prolongar la lactación por las urgencias de la incorporación al trabajo u otras contingencias pues sí, más valen tres meses que nada. Pero si el niño prolonga la lactación hasta el año o más allá, en cada toma de la teta materna se añadirán más y más Lactobacilos. Tendrá un intestino más “rico”. 

Si queréis mas información, podéis consultar la entrada en este blog de la Microbiota. Un kilo de bacterias en el intestino

Alternativas a la leche de vaca

Como alternativa para la leche de vaca, existe hoy día una amplia gama en el mercado de “leches” vegetales: de arroz, de avena, de almendra, de anacardo…o la más popular, la de soja.La soja, Glycine max, es una leguminosa cultivada tradicionalmente en Extremo Oriente, donde era principalmente un alimento de “pobres”, aunque hoy día el cultivo se haya extendido a todo el mundo, siendo los principales productores los Estados Unidos con 83 millones de Toneladas, seguido por Brasil y Argentina. Aunque hay que destacar que más del 90% del cultivo mundial es transgénico, basado en manipulación genética de las plantas.

Dentro de la composición de la soja entran ácidos grasos esenciales poliinsaturados (los Omega-3 y Omega-6), proteínas (un porcentaje muy alto: 37 gramos por cada 100 de semilla) y vitaminas (grupo B, Vit. E). Posee los 8 aminoácidos esenciales, excepto la Metionina. También contiene Fosfaditilserina: la Lecitina de la soja, que aumenta la capacidad cognitiva y la memoria, que tienden a disminuir a partir de los 45 años, y las isoflavonas, con capacidad antioxidante y actividad estrogénica.

Hasta ahí la parte buena, lo que explica su popularidad. Pero cada vez más se están observando intolerancias alimentarias a la soja. No está aún claro si por una pérdida de calidad o debido a su manipulación genética. Y en cuanto a la acción de las isoflavonas, también conocidas como hormonas vegetales o fitohormonas, aunque se supone que están indicadas en mujeres para aliviar los síntomas menopáusicos, estarían contraindicadas en mujeres de riesgo o con antecedentes de cáncer hormono-dependiente, como los de mama, el de ovarios, o la formación de miomas, debido al exceso de fitoestrógenos.

Por otro lado, y siguiendo con lo malo, la soja contiene antinutrientes como los inhibidores de enzimas digestivas (inhibidores de las proteasas) y fitatos (quelantes o “secuestradores” de minerales esenciales: Calcio, Magnesio, Cobre, Zinc, Hierro). Habría, por tanto, que considerar el uso alternativo de la soja con cuidado.

La domesticación del lobo y el origen del perro

Esta entrada del blog en realidad es un capítulo que, a su vez, forma parte de un trabajo aún pendiente de publicación sobre el mastín: El mastín español. Historia de un compañero, que presenté a un certamen convocado por la Real Sociedad Canina en 1998, y en la que tuve el honor de ganar el segundo premio, en su categoría de razas españolas.

De las muchas razas de perros, y del mastín en particular

Perro: (De or. inc.) m: mamífero doméstico, de la familia de los cánidos, de forma, tamaño y pelaje muy diversos, según las razas. Tiene olfato muy fino y es inteligente y muy leal al hombre (Diccionario de la Lengua, de la Real Academia Española).

De esta forma tan sencilla describe la Academia de la Lengua al que se define, por antonomasia, como el mejor amigo del hombre. Y, sin embargo, ignoramos muchas cosas de él…demasiadas, quizá…Para empezar, no está claro ni de dónde viene su nombre: perro. Y aunque se ha pretendido buscar en estas palabras resonancias prerromanas por aquello de que no es palabra de origen latino (en latín, perro es: can/canis) lo cierto es que no aparece en castellano hasta el Siglo XII, concretamente en un documento de 1136, la donación al monasterio de Sahagún de una tierras en el “Monte de la Perra”. Ya a partir del Siglo XIII su uso se va extendiendo en castellano. Por ejemplo, en un testamento de 1211 se menciona a un difunto toledano: Diego Perro.

Como ya iremos viendo más adelante, perros y pastores aparecen unidos con frecuencia. Los filólogos modernos ven en la palabra “perro” una derivación de las voces pastoriles “urre” o “prrrr” con las que, todavía hoy, se les azuza en la conducción del ganado.

Vivimos tiempos materialistas y hasta nuestro viejo amigo el perro, corre el riesgo de convertirse en otro objeto de consumo más, como si de un coche o una colonia se tratase y, como tal, expuesto a modas y snobismos: todos quieren tener el perro más caro, o el más original, o el más exótico. El mercado de criadores y pajarerías ofrece a los que desean tener un perro y no se conforman con un “chucho” una extensa gama de razas antes desconocidas y para todos los gustos, de todos los tamaños, colores y pelajes.

Hoy se admiten por la Federación Canina Internacional más de cuatrocientas razas. Tal cantidad se debe a la considerable duración del periodo de selección racial, y el abundante número de generaciones transcurridas. Durante este periodo el perro se diseminó por todo el mundo y se supeditó a dos influencias ineludibles: el medio ambiente y el hombre, que inició su selección con el fin de adaptarlo a diferentes funciones. Y aunque hoy en día algunas de aquellas funciones hayan quedado obsoletas, la desaparición de muchas de estas razas se ha evitado por la asunción de una nueva función hoy más importante: cualquier perro de cualquier raza puede ser, simplemente, un animal de compañía.

El perro pasa a ser un símbolo de status social, y el deseo de poseer una raza original, diferente y, si es posible, única, favorece esas modas cíclicas de perros nórdicos, Pit-Bulls, Shar-Peis, Rottweilers, Westies, Labradores, etc, etc, etc, con los numerosísimos problemas para los dueños que, el desconocimiento y las necesidades concretas del manejo de ciertas razas, engendra en una clientela desorientada como, por desgracia, veterinarios y adiestradores estamos acostumbrados a ver.

Pero no se trata de buscar entre las razas exóticas cuando quizá, dando un paseo por el campo, podemos ver en fincas y prados, junto a un rebaño de ovejas, justo lo que quizá estamos necesitando: un perro fuerte e imponente, fiero cuando hay que defender o tierno y mimoso hasta extremos inimaginables en semejante “oso” cuando nos da su afecto. Y, por si fuera poco, adaptado desde hace miles de años al clima de nuestra tierra, a nosotros, en suma. Estoy hablando del mastín.

El triángulo: oveja, mastín y lobo

lobo devorando un cordero0003

                                             Figura ibera. Lobo devorando a una oveja

Hasta escasos años ha viajado con los rebaños trashumantes y aún sigue guardando, como siempre, fincas y ganados, pese a que su enemigo secular y del que paradójicamente desciende, el lobo, hace lustros comenzó a escasear de forma dramática de nuestras montañas. Porque si para algo fue “inventado” el mastín fue, precisamente, para estorbar entre los otros dos protagonistas de nuestra historia: la oveja y el lobo. Hasta tal punto que si no hubiesen existido éste y aquella, no hubiese hecho ninguna falta un perro como el mastín, con las condiciones de corpulencia e instinto agresivo necesarias para ser el estorbo perfecto entre un predador inteligente y antaño abundante, como el lobo, y la que éste definiría si supiese hablar como su presa ideal por tamaño, escasa agilidad y ausencia de defensas: la oveja. (si tenéis interés ved la entrada El mastín y la Mesta)

mastin 3

Bien es verdad que como animal de compañía tiene sus limitaciones. Cuando se sube al sofá no hay forma de echarle. Con sus 60 u 80 kilos no se le puede coger en brazos como si fuera el Chihuahua de Paris Hilton, y los lacitos no le sientan nada, pero que nada bien. Si pretendemos que nos devuelva la pelota, vamos listos: agotará nuestra paciencia. Y si lo que queremos es un perro adiestrado para presumir ante los amigos que se siente a la voz de ¡sen!, olvidémonos de monerías, es cabezón como él solo. Pero…¡cómo conmueve esa cara de pobre desgraciado que nos pone si le regañamos por algo!… Y, cuando al atardecer, desperezándose de su larga siesta, renace el instinto guardián y vigila atento sus dominios, te sentirás mucho más seguro si le tienes cerca. Quizá si os cuento su azarosa historia le apreciaréis aún más.

El origen del perro. El problema de la datación

Determinar con cierta aproximación cuando aparece el perro, es una cuestión indirectamente ligada con la aparición del Homo sapiens y, según el criterio subjetivo de la época o del datador, a veces interesa modernizar todo lo posible dicha aparición o, cual anticuarios, envejecer la especie para darle más valor.

Como dataciones pintorescas resulta casi obligado citar al arzobispo de Armagh, James Ussher que en 1654 calculó la fecha de la Creación del mundo en el año 4004 a.C. basándose en el estudio de la Biblia. Mucho más fino fue John Lighfoot, director del St. Catherine’s College de Cambrigde que, mediante enrevesadas elucubraciones, la situó el 23 de Octubre del año 4004, a las nueve de la mañana, un domingo, para más exactitud. Por muy surrealistas que nos puedan parecer hoy estas fechas, fueron admitidas e irrebatibles durante dos siglos.

En 1760 Jean-Louis Lecrerc, más conocido como Conde de Buffon, y autor de una Historia Natural, trató de averiguar el tiempo que tardó la Tierra en consolidarse y, con ello, la edad de nuestro planeta. Estudió la rapidez con que se enfriaban unas bolas de hierro candente. La cifra que dedujo, 75.000 años, les pareció a sus coetáneos totalmente descabellada. Hoy día se admite universalmente la teoría darwinista de la evolución, y una cifra de antigüedad para la Tierra de miles de millones de años. Pero a Darwin -como en su época- no le faltan detractores: los “creacionistas”, fieles partidarios de la Biblia, siguen dando a la Tierra una cifra de tan sólo 6.000 años,  y los seguidores del “creacionismo” están admitidos y sólidamente instalados en la enseñanza de los Estados Unidos, sobre todo en su zona más “carca”, lo que llaman “El Cinturón de la Biblia”, los estados situados al sureste, entre Texas y Florida.

Métodos físicos

Los fósiles pueden ser situados en el tiempo por tres métodos diferentes: por la geología (estudio de los estratos y substratos en que aparecen), por las secuencias establecidas con otros fósiles y, el más usado, por el estudio de elementos radioactivos que descargan energía a un ritmo constante y se transforman en otro elemento, lo que se conoce como envejecimiento, por ejemplo los isótopos Potasio/40, Carbono/14, etc.

Métodos genéticos. El lobo como antecesor del perro

La genética comenzó estudiando los rasgos externos, o fenotipo: color de los ojos, del pelo, etc. Los avances en la investigación y las técnicas de laboratorio permiten trabajar con proteínas de la sangre (hemoglobina, seroalbúmina, enzimas, grupos sanguíneos, etc.) aislando las cadenas de aminoácidos que las forman, replicándolos o mediante anticuerpos. Las semejanzas o diferencias de estas moléculas de aminoácidos entre especies similares (perro, lobo, chacal, coyote, zorro) nos sirven, a modo de reloj, midiendo el grado de separación que haya entre ellas.

La molécula de ADN responsable de la herencia y funcionamiento de todos nuestros mecanismos aparece en el núcleo de las células (ADNn) por recombinación de los núcleos del óvulo y del espermatozoide de nuestros padres. Hay otro ADN: el ADNm o mitocondrial (de la mitocondria, orgánulo presente en el citoplasma de las células), que heredamos directamente de nuestra madre, siempre vía matrilineal y que por tanto no se recombina como el ADNn, sino que se propaga. En el ADN hay unidades de evolución, fragmentos de sus largas cadenas , grupos de nucleótidos, que sufren pequeños cambios periódicamente, más frecuentes en el ADNm y no confundibles con los debidos a la recombinación que se produce en el ADNn, y que actúan como un reloj, al poder medir esos cambios. El problema es la inexactitud de este reloj:

…la dificultad básica que entraña el ejemplo del ADNm para interpretar la historia evolutiva reciente brota de la propia fuente de otra de sus ventajas: en la reproducción el ADNm se propaga, no se recombina. Se transmite además por exclusiva línea materna; en consecuencia, el potencial de deriva genética -pérdida accidental de líneas- es grande: algún ADNm desaparece cada vez que una generación no deja descendencia femenina… (Alan G. Thorme. “Evolución multiregional de los humanos”).

El ejemplo más ilustrativo sería un barrio poblado por inmigrantes que tuviesen todos el mismo apellido: no significaría que descendiesen todos de una sola persona, sino que todos estuviesen emparentados y se hubiesen perdido los otros apellidos al extinguirse ciertas ramas.

Los estudios genéticos comenzaron a principios de los 70 (Vriesendorp, 1972; Wong, 1974; Fisher, 1976; Richkind, 1978; Clark, 1975; Simonsen, 1976; Braend y Roed, 1987; etc, etc.), mediante electroforesis e inmunología de proteínas y enzimas sanguíneos, y por comparación de los diferentes enzimogramas de lobos, perros domésticos, zorros, coyotes y chacales, deduciendo en todos los estudios la afinidad genética entre perro y lobo, y la lejanía con las demás especies. Robert Wayne, biólogo evolucionista y Stephen O’Brien, geneticiético, corroboraron en 1987 la hipótesis de que el perro desciende única y exclusivamente del lobo, estudiando las divergencias aloenzimáticas, relaciones filogenéticas y tiempos de divergencia entre doce grupos de la familia Canidae.

El estudio genético más completo hasta la fecha (en que presenté este trabajo, en 1998) fue realizado en 1997 por un equipo internacional de la Universidad de California, en Los Ángeles, dirigido por Robert Wayne, y en el que figuraba un español: Carles Vilá. Este estudio se hizo con muestras procedentes de 162 lobos (de Norteamérica, Europa y Asia), 5 coyotes, 12 chacales, 140 perros de diferentes razas y 5 cruces. En el ADNm obtuvo haplotipos: secuencias particulares de una zona conocida como región control, con altas tasas de mutación, relacionando los haplotipos para agrupar las secuencias caninas y lobunas en claves o grupos.

Este estudio es homologable a los que se han hecho recientemente para comprobar los teóricos y posibles cruzamientos entre el Homo sapiens (Hombre de Cromagnon, u hombre actual) y el Homo neanderthalensis (Hombre de Neanderthal, extinto), y de donde han podido deducir que sí, que hubo “mestizos” resultados de algunos cruzamientos y que en nuestros cromosomas de hombres modernos, hay genes del Neanderthal. En cuanto al perro-lobo y resumiendo las conclusiones de tan compleja investigación:

1.- El lobo es el único antecesor del perro. Quedan descartados, por diferencias genéticas marcadas, coyotes y chacales.

2.-Aparecen dos líneas maternas visibles (no se pueden contar, obviamente, las líneas extintas). En dos ocasiones posteriores, al menos, se registra en los genes un cruce de lobo y perra, pero contra lo que cabría pensar es excepcional: los proto-perros sólo se cruzan entre sí.

3.-Las tres cuartas partes de todos los perros actuales tienen un linaje originario de una única hembra.

4.- No hay razas caninas puras: en las razas estudiadas, 67 en total, no se presenta uniformidad de haplotipos, están todas recombinadas.

5.- Por datación genética y comparando las diferencias lobo/coyote, lobo/chacal, lobo/zorro, etc., se calcula la separación entre lobo y perro en un tiempo máximo de 135.000 años, un plazo muchísimo mayor que los 14.000 años aceptados hasta ahora por la aparición de fósiles de perro, distinguibles anatómicamente de los de lobo.

Aquí es donde ha estallado la polémica entre los distintos investigadores, ya que las secuencias de mutación mitocondriales tienen una tasa de regularidad bastante accidentada, lo que les convierte en relojes poco exactos.

…la fecha es bastante dudosa, son 135.000 años, 300% arriba o abajo… (O`Brien)

Los que se dedican a investigar los hallazgos arqueológicos son todavía más escépticos:

…No hay huesos que sugieran perros ni ningún otro animal doméstico, ni remotamente próximo a esa fecha. Si así fuera, el mejor amigo del hombre estaría a su lado royendo huesos cuando los humanos modernos aparecieron en África, lo cual es altamente improbable (Richard Klein, paleoantropólogo de la Universidad de Stanford).

De cualquier manera, la fecha de la domesticación se adelanta bastante más de los 14.000 años que se pensaba en razón de los hallazgos fósiles de perros como tal. Wayne argumenta que no hay fósiles de perro anteriores a esa fecha porque los proto-perros eran, anatómicamente lobos, y por tanto indiferenciables de los fósiles de lobo que sí aparecen con frecuencia en todos los yacimientos arqueológicos del paleolítico. Se produce una diferencia genética precoz por el aislamiento y los cruces entre los proto-perros. Los cambios anatómicos surgirán con el tiempo.

Existe una explicación etológica al razonamiento de Wayne: los lobos, por contacto muy temprano, constante y prolongado con los humanos, y por el fenómeno de la impregnación, no aprenden la conducta social de los lobos adultos, se “olvidan” que son lobos, y los que quedan en los núcleos humanos irán creciendo aislados de sus parientes salvajes, sin mezclarse, formando una línea genética propia, cual emigrantes que se separaron de su tierra original.

Primeros restos fósiles de perro

Los primeros restos fósiles de perros aparecen en el paleolítico, pudiéndose calcular su antigüedad con un método tan preciso como el Carbono-14, y encontrándose en lugares tan distantes unos de otros como la cueva de Palegawra en Irak (12.000 años), Jaguar Cave en Idaho, USA (10.400 años), Star Carr en Inglaterra (9.500 años), Devil`s Law en Australia (8.000 años), Monteburr en Australia (8.000 años), Xian en China (6.800 años), Benton en Missouri, USA (5.500 años), Pont D`Ambon en Francia (9.700 años), Senckemberg en Alemania, Siberia, etc.

Todos estos restos de Canis familiaris presentan marcadas diferencias anatómicas con el lobo, Canis lupus: estudios de morfología dental (Olsen&Olsen, 1977) y craneal (Clutton-Brock, 1976; Robert Wayne, 1986) así lo demuestran. Otra característica a destacar es que casi todos estos restos presentan huellas inequívocas de haber sido devorados: aparecen chamuscados o presentan raspaduras y señales de haber sido descarnados, o los cráneos aparecen abiertos, para extraer el cerebro. El primer resto de convivencia “cariñosa” fue el hallazgo en una tumba de la cultura natufiense del esqueleto intacto de un perro joven junto a un esqueleto humano, en el oasis de Ain Mallaha, al norte de Israel, de una antigüedad aproximada entre 10.000 y 12.000 años.

En España, los primeros restos fósiles hallados se localizan en cuevas del País Vasco. Antropólogos de reconocido prestigio como Barandiarán y Jesús Altuna han excavado yacimientos en Euskadi, como los de Lezetxiki en Mondragón, Marizulo en Urmieta o Urtiaga en Deva, en las que se han hallado restos de perros, con una antigüedad máxima de 8.700 años. En la cueva de Lezetxiki aparecen restos de perro en diferentes niveles. El más reciente es el enterramiento de un varón joven junto a un perro, de hace aproximadamente 5.000 años. En la cueva de Marizulo, el fósil más antiguo se calcula en 6.500 años, pero hay un hallazgo posterior muy interesante: el enterramiento de un hombre junto a un perro (sin cráneo) y junto a un cordero intacto de tres meses, datado hace 5.500 años. El resto de perro más antiguo es un colmillo inferior, aparecido en la cueva de Arenaza (en 1979), datado en algo más de 8.000 años, aunque en un principio y llevados por el inevitable entusiasmo se dató (en Madrid) regalándole 2.000 años de más…ya lo decía al comienzo refiriéndome a los anticuarios, cuanto más viejo, mejor.

Pero no todos los restos arqueológicos van a ser fósiles. Un animal que, más tarde, será tan retratado como el perro, aparece fugazmente en la pintura rupestre. En España aparece en una representación en la Cueva de la Vieja de Alpera, Albacete, donde podemos ver algo parecido a un perro ayudando a unos arqueros en la caza del ciervo. En el sur de Argelia tuve la oportunidad de ver la figura de un perro en escenas de caza, dentro de la extensa zona de pinturas rupestres de Tassili N’Adjer.

cueva de alpera0002

Argelia-2007 113

 

 

 

 

A la izquierda, Cueva de La Vieja, en Alpera.     A la derecha, Tassili N’Adjer, en Argelia  

 

La domesticación del lobo. Teorías sobre el origen del perro: los antepasados

El eslabón perdido: Studer, en 1901, propuso el origen del perro a partir de un antecesor salvaje y desaparecido, el Canis ferus. La principal objeción a esta teoría es que, mientras hay numerosísimos restos fósiles de todos los cánidos salvajes, no se ha encontrado ninguno de perro con anterioridad al año 13.000 a.C. Además, en todas las especies domesticas existe o existió su agriotipo o antepasado salvaje: de la oveja, el muflón; del caballo, el tarpán; de la gallina, el gallo bankiva; de la vaca, el uro, etc. ¿Dónde estarían los antepasados salvajes del perro que no se domesticaron?. Respuesta: el lobo. De todas formas, esta teoría fue defendida en fecha tan relativamente reciente y en un sitio tan “serio” como el Primer Coloquio de las Ciencias en París, en 1976.

El chacal: teoría defendida por Geoffroy Saint-Hilaire y apoyado por los estigmas morfológicos por Hubbler y Keller en el mismo Coloquio de París, en 1976. Fue rebatido por Francis Peters mediante estudios odontológicos: en el chacal, los dientes son más estrechos que en el perro, cuando la domesticación tiende, precisamente, a la reducción dental.

Cruces de chacal y lobo: el principal valedor de esta teoría fue el Premio Nobel de Medicina en 1973, Konrad Lorenz, padre de la etología, y precisamente por el enorme prestigio que confiere ser merecedor del Nobel, ha sido una teoría universalmente aceptada hasta prácticamente hoy. Segun Lorenz, en su libro: Cuando el hombre encontró al perro, éste proviene de cruces en diferente proporción de lobos y chacales, dando razas más “lupoides”, más agresivas, con más sangre de lobo, entre las que Lorenz incluyó las razas tipo Spitz como los nórdicos o los terriers, o bien más “chacaloides”, menos agresivas, con más sangre de chacal, entre los que Lorenz incluyó a los bracoides o perros de caza, según el diferente porcentaje de uno o de otro.

Sorprendentemente Konrad Lorenz se rebatió a sí mismo en otro libro posterior: Mis pecados entusiastas, descartando que el lobo hubiese intervenido en el origen del perro, influído esta vez por Charles Darwin, el impulsor de la teoría de la evolución que, en su obra clave, El origen de las especies, dijo: …el antecesor y el sucesor no pueden coexistir; o uno, u otro… Darwin lo aseveró por lo que tiene de cierto en las especies salvajes…y no siempre, hay excepciones. En los animales domésticos y como acabamos de ver, coexisten con su “agriotipo”, con su antepasado salvaje.  

La aproximación al hombre

Adopción como mascotas: se ha propuesto que el lobo se domesticó al cuidar los niños como mascotas cachorros que, una vez crecidos, se quedaban en casa. Es cierto que los niños de las tribus actuales de cazadores/recolectores, cogen animalitos con los que se entretienen: monitos, loros, lagartos, etc. También es cierto que estas mascotas suelen acabar en la cazuela. No cabe la menor duda de que los lobeznos serían bien recibidos con los niños y que el estrecho contacto con éstos sería un buen estímulo para la interacción social con los seres humanos.

Pero no hay que confundir causa-efecto, y ver en los cachorros un regalo, como si el Paleolítico fuese una sociedad de tipo consumista, como la presente. Como ejemplo parecido, también en los pueblos los niños se encariñan con un corderito, un conejo, un lechón o una ternera a los que miman y con los que juegan…y se llevan un buen berrinche el día que a la presunta mascota les toca cumplir con el triste papel al que, desde un principio, estaba destinada.

Colaboración en la caza: es la tesis más extendida en cuanto a cómo el hombre y el lobo comenzaron a ayudarse, a ser mutuamente necesarios.Con unas mínimas nociones de etología cualquiera podrá entender que el lobo tiene un periodo clave de adaptación, hasta las seis u ocho semanas de edad. En el perro el período es un poco más largo, hasta los tres meses, y un perro que no haya tenido un contacto estrecho con seres humanos, a partir de esa edad será un animal tímido y arisco. Un lobezno a partir de los dos meses será, como mucho, “domable”, pero no doméstico. Y un lobo adulto, con una conducta adquirida en condiciones normales lo tiene clarísimo: podrá seguir a los cazadores para después carroñear cuando éstos se hayan alejado, pero jamás permitirá que se le acerquen y, mucho menos, a sus cachorros.

El lobo como alimento para el hombre: las teorías más recientes explican la aparición del perro merced a la selección que las mujeres de las tribus nómadas del Paleolítico realizaron con los cachorros de lobo, capturados en su búsqueda constante de alimento, bien por haber matado a la madre, bien por localizar las camadas en las madrigueras.

En los cachorros menores de un mes, en vez de comérselos directamente como era lo habitual, las madres que habían perdido a sus hijos (la mortalidad infantil era elevadísima) aliviaban la congestión de sus pechos amamantando los lobeznos y, de paso, los engordaban para su consumo más adelante. Esta crianza que hoy nos puede parecer tan extraña la siguen realizando hoy día tribus cazadoras de Asia, África y Sudamérica con lechones y perritos, y es casi seguro que en el Paleolítico se produjese de forma paralela en diferentes regiones geográficas, como el hallazgo de los fósiles nos sugiere.

Como dato curioso me refirieron que allá en los años cincuenta, aún era costumbre en la provincia de Salamanca, cuando alguna mujer por cualquier motivo debía quitarse la leche, criar amamantándo un perrito y, de esa forma, ir retirándose la leche poco a poco sin el riesgo de las dolorosas y peligrosas mastitis. Y para cuando el perrito ya no era necesario, por haberse resuelto el problema, se le sacrificaba: no se le permitía vivir, quizá por evitar el “mal rollo” de ver por el pueblo un perro criado por una mujer, o que un perro resultase “hermano de leche” de otros niños que viviesen en la misma localidad.

Lobeznos llevados a una tribu con mes o mes y medio se integrarán con facilidad, y si encima han sido amamamntados, aún mejor, porque el contacto físico directo favorece extraordinariamente los vínculos con el resto de su nueva “manada”. El número de lobeznos en una camada oscila de 4 a 9. En una camada completa el cachorro más grande suele ser el más agresivo (el futuro lobo líder de la manada suele haber sido el mayor de la camada), mientras que el más pequeño está acostumbrado a la sumisión al ser molestado por sus hermanos o, lo que es igual, cuando crezca será el menos “problemático” a la hora de tenerlo entre la gente. Y, a su vez, los niños y las mujeres muestran una atracción especial por los cachorros más pequeños de las camadas.

Los lobeznos nacen con los pabellones auditivos y los ojos cerrados, y las orejas pegadas a la cabeza. Durante 21 días son amamantados por la madre. Al cabo de esas tres semanas los cachorros comienzan a enderezar las orejas y a explorar el mundo exterior, fuera del cubil. A los 30 días vocalizan los primeros aullidos. Hasta entonces emiten sólo pequeños ladridos y gazñidos.

La impregnación y la neotenización

El fenómeno de la impregnación fue descrito por primera vez por el austriaco Konrad Lorenz, al que se considera el padre de la etología y del que ya hemos hablado por su teoría del origen del perro como consecuencia de cruces entre lobos y chacales. Konrad Lorenz fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina en 1973 por sus estudios sobre etología, junto al zoólogo holandés Nikolaas Timbergen.

konrad lorenz

                                                        Konrad Lorenz con sus ocas

Lorenz descubrió este fenómeno cuando al empollar unos huevos de oca, los pollitos comenzaron a seguirle a él como si fuera su madre, al ser lo primero que vieron moverse nada más romper el cascarón. Las ocas son especies precociales, o lo que es lo mismo: capaces de moverse y de alimentarse nada más nacer. Lo lógico es que lo primero que vean en su vida sea a su madre, a la que seguirán para su protección, pero pueden seguir a perros, vacas e incluso tractores, y son famosos los documentales sobre Konrad Lorenz caminando o nadando por el Danubio, con los pollos siguiéndole.

La palabra neotenia comenzó a utilizarse aplicándola a animales como el ajolote, una especie de salamandra mexicana capaz de reproducirse de manera precoz, aún en estado larvario y sin completar el desarrollo, como una adaptación a sequías que dejaban sin agua los charcos donde viven. Más tarde se aplicó la palabra neotenización a la persistencia, más allá del periodo infantil, de caracteres físicos infantiles.

Todos los mamíferos cuando son cachorros (focas, monos, lobos, ciervos, ratones, el hombre…) presentan unos caracteres externos neoténicos: frente abombada, ojos grandes y de mirada fija, hocico chato, boca pequeña, formas redondeadas, lo que confiere un aspecto indefenso, como de osito de peluche, con la doble misión de provocar en los adultos una actitud protectora y de evitar en éstos una conducta agresiva.

En el caso de los lobos y por neotenización psíquica entendemos la propensión a buscar el contacto físico, la docilidad o conductas apaciguadoras propias de un lobezno  y que podemos ver perpetuadas en muchos perros, tales como tumbarse panza arriba y dejar escapar gotitas de orina, o como el lamer la cara de los adultos, conducta que en la naturaleza provoca la regurgitación de la carne semidigerida con la que los padres van destetando a sus crías. Por neotenización física en los cachorros menos desarrollados entendemos el retraso en el crecimiento, la persistencia de las orejas caídas, ladrar en vez de aullar, etc., lo que favorece precisamente mantener los caracteres protectores.

Lo de la neotenización psíquica nos alcanza a todos, no sólo a los lobos. Basta ver la típica escena de una pareja de enamorados para entenderlo. Ese “portarse como críos” de las parejitas, ese “pichurrín”, “cosita”, “cielín”…acompañado de gestos, morritos y arrumacos en el fondo no es más que una estrategia biológica. Al “portarse como un niño” lo que se pretende es apaciguar los posibles rechazos o actitudes agresivas del otro.

Los lobeznos criados entre seres humanos van a sufrir un doble proceso de neotenización, física y psíquica. Cuando más adelante haga falta echar mano a cualquiera de los lobeznos ya más gorditos, más crecidos para preparar el menú, la elección entre el más grande, con más genio, posiblemente mordedor, y el más “canijo” de la camada, más tranquilo, más dulce, se decantará con toda seguridad por preservar la vida de este último. Y si la temporada fue buena, no hace falta comerse a todos y los cachorros viven lo suficiente para alcanzar la madurez sexual, a éso de los 6 o 7 meses de edad, no resulta difícil pensar que los caracteres neoténicos se irán fijando, poco a poco, generación tras generación, heredándose aquellos caracteres ya más perrunos que lobunos.

Queda una duda. ¿Cómo se podrían ir manteniendo aquellos caracteres neoténicos en los proto-perros sin mezclarse con los lobos que abundaban por todos lados?. Es muy posible que algunos proto-perros se escaparan de la tribu al alcanzar la madurez sexual llevados por su instinto, pero en los que se quedaron junto a nosotros y según los estudios genéticos realizados por Robert Wayne de los que hablé anteriormente, se mantuvieron unas líneas puras durante decenas de miles de años, con algún esporádico cruce con lobos. La explicación podemos encontrarla en que, tras criarse con seres humanos, los lobos sometidos a impregnación no “saben” relacionarse con los lobos salvajes, ya que sus pautas de conducta no coinciden.

En el caso de los lobos el periodo crucial para la socialización alcanza hasta los 20 ó 30 días como máximo. En los perros, hasta las diez o doce semanas, fase en la que el cachorro aprende, se “impregna” de los hábitos sociales de sus progenitores. Decíamos al comienzo que un perro que no haya tenido trato directo con seres humanos será para toda su vida un animal arisco y asustadizo. Un lobezno capturado a partir de los dos meses ya no se integrará y tendrá instintos huidizos y agresivos.

lobo juan de arphe 1585

Grabado de lobo en De varia commesuracion para la Esculptura y Architectura, De Juan de Arfe y Villafañe, orfebre y grabador. 1585

En los perros la falta de socialización afecta al trato con sus propios congéneres. Los veterinarios vemos con mucha frecuencia problemas por falta de socialización en perros criados desde muy cachorros sólo con personas y que a la hora de pasear por los parques se asustan muchísimo si ven que otro perro se acerca a olfatearles. Y a la hora de pretender cruzarles el instinto no lo es todo, los problemas son aún mayores: perros y perras que no “saben” lo que tienen que hacer, que no reconocen al otro como potencial pareja, que se rechazan a mordiscos aún estando en celo, asustados… Como muy agudamente señala el título de un libro del que lamento no recordar el nombre de la autora (actriz o presentadora, creo): Duquesa no sabe que es una perra.

La agresividad en el perro

perro agresivo0002

Los veterinarios estamos acostumbrados, por desgracia, a ver numerosos casos de alteraciones de conducta, favorecidos a menudo por el desconocimiento que bastantes propietarios tienen acerca de cómo educar o, lo que es igual, como interrelacionarse con su animal, supuestamente de compañía. Este problema se ve incrementado, como decía en la introducción, por la tendencia consumista de tener la raza de moda, razas que a veces nos deparan desagradables sorpresas como un carácter fuerte, no apto para todos los públicos, o un temperamento que dificulta una educación y una convivencia normales.

Sólo por poner un ejemplo: la tendencia a la fuga en las razas nórdicas, tan de moda hace unos años. Y aunque está claro que dentro de cada raza, incluso dentro de cada camada aparecen diferentes personalidades, un factor determinante para el carácter sociable de un perro está relacionado con sus caracteres neoténicos, aquellos que heredaron de aquellos lobitos más reposados. Pero una cosa es un perro “escapista”, y otra muy diferente y mucho más preocupante es un perro agresivo. Es un asunto como para tomárselo muy en serio. Unos pocos datos:

-En Francia, un estudio hecho en 1988 sobre los 10 últimos años: 12 casos de muertes en personas atacadas por perros.

-En Alemania, sólo en el año 1985, 5 muertes, y de 1985 al 88, 35 ataques graves (sin víctimas mortales).

-En los Estados Unidos, del año 1979 al 1996, 183 muertes.

-Y para finalizar, en España, del año 91 al 2005, 17 muertes por agresión de perros.

Sólo como ejemplo, y aunque son datos ya un tanto antiguos, en la década comprendida entre los años 1968 y 1978, en los Estados Unidos se registraron un millón de casos de personas atacadas por perros, algunas con desenlace fatal. El 60% de los perros que se sacrificaban allí fue por problemas de agresividad o conductas conflictivas, aunque hoy afortunadamente haya terapias eficaces y se calcula que sólo se sacrifican por esa razón el 1%. Pero no hay que olvidar que un porcentaje de las agresiones no son sólo por problemas emocionales. Se calcula que entre un 15 y un 20% de los casos el origen era una causa orgánica: cuadros de dolor que vuelven al perro más irritable, o por casos de disfunción cognitiva, lo que a veces le impide reconocer a su propio dueño.

En 1985, Benjamin L. Hart y Lynette A. Hart, etólogos de la escuela de veterinaria en la Universidad de California, en Davis, publicaron un artículo en el boletín veterinario J.A.V.M.A. titulado (traduzco): “Selección de los perros sobre la base de análisis de agrupamiento de perfiles de comportamiento de la raza”. Analizando 30 razas caninas, vieron más porcentajes de agresividad en aquellas menos neotenizadas (con orejas tiesas y cola enroscada, como los Nórdicos, los Terrier o los Chow-Chow), y menor porcentaje de agresividad en las razas más neotenizadas (de orejas y cola caídas, como los de caza, por ejemplo).

Los especialistas en etología canina establecen una lista de nueve parámetros para evaluar la sociabilidad de un perro:

-excitabilidad

-morder a los niños (los niños inquietan mucho a los perros por su tamaño y sus correteos)

-ladridos excesivos

-naturaleza juguetona

-obediencia

-ladridos de perro guardián

-agresividad hacia otros perros

-dominancia sobre el dueño

-territorialidad

Sobre esta lista y añadiendo dos más, los autores anteriormente citados, Benjamin L. Hart y Lynette A. Hart, publicaron el libro: “El perfecto cachorro. Cómo escoger un perro por su conducta”, donde reflejaron la evaluación hecha sobre 56 razas caninas, hecha por 48 veterinarios y 48 adiestradores. Comparándolas todas establecieron los dos extremos, las dos razas radicalmente opuestas:

-el “mejor”, el más tranquilo, doméstico y menos problemático, el Golden retriever.

-el “peor”, el más conflictivo, el Scottish terrier.

Los machos, debido a su hormona, la testosterona, tienen más tendencia a la dominancia y a las agresiones. Aunque las hembras suelen ser mejores guardianas de su territorio, los machos dan más problemas: tendencia a la fuga (instinto de diseminar sus genes), agresividad con otros perros, intentos de dominancia dentro de la familia (para escalar a la posición de “macho alfa”), más ladradores… Sencillamente, necesitan más control. En cualquiera de las razas se puede aplicar el Test de Campbell a las siete semanas de edad, para observar el grado de respuesta y predecir su comportamiento futuro, basado en cinco estímulos: atracción social, seguir al adulto, obligación, dominancia y dignidad.

Está claro que, en muchas ocasiones, lo que uno necesita precisamente es un perro fiero, que ladre y que defienda como es el caso del mastín cuando guarda sus propiedades. Pero como se ve en estos estudios, si lo que uno quiere es un perro de compañía para la casa habrá que pensar otras opciones…independientemente del espacio que se le pueda ofrecer. La reciente moda por los Retrievers o ,últimamente, por el Border Collie parece que, esta vez, está bien encaminada.

¿Por qué los lobos?

Si tuviésemos que amamantar un animal -es un caso- tendríamos que considerar varios factores. Los lobeznos tienen una boca “blandita” y no echan los dientes hasta los quince días. Los rumiantes (cervatillos, cabritos), por contra, nacen ya con los dientes inferiores, chupan con fuerza y dan topetazos en las ubres, con lo que su crianza para una mujer sería molesta, incluso dolorosa. Las patas de los lobeznos son suaves y almohadilladas, mientras que las de los rumiantes tienen duras pezuñas con las que patalean al menor susto. Pero además de las indudables ventajas a la hora de ser amamantados, los lobos presentan otras ventajas cruciales para la convivencia con las tribus del Paleolítico.

Los lobos poseen un instinto social y jerárquico que les ayudaría a integrarse en un grupo también social, y con una escala jerárquica. Son menos tímidos que los rumiantes, permanecerán cerca de las personas en vez de tender a la huída. Los lobeznos poseen unos hábitos higiénicos innatos por lo que tienden a salir fuera de los cubiles para hacer sus necesidades a partir de los tres o cuatro meses de edad ( por increíble que les parezca a muchos desesperados dueños de perros con un transtorno de conducta, de eliminación en este caso), al contrario que los rumiantes, que defecan donde les apetece y muchas veces al día.

Los cánidos aprovecharían para su alimentación cualquier resto de la comida de los humanos, mientras que alimentar un herbívoro con la cantidad de forraje que necesita, en plena época glacial y con todo cubierto de nieve, sería un auténtico problema logístico. Otra ventaja es la ayuda que sus ladridos supondrían como advertencia de posibles peligros, de la presencia de fieras o tribus enemigas. Y otra ventaja, no menos importante para considerar es el tamaño. Un lobo-perro se acurruca en cualquier rincón, sin estorbar. Los ainus, población de origen caucásico que habitaban la isla de Hokkaido, al norte del archipiélago del Japón, capturaban un osezno al que amamantaban y criaban en familia hasta que tenía un año, cuando el tamaño del animal le volvía incómodo para la convivencia, incluso peligroso, momento en el que se le sacrificaba ritualmente para después comer su carne.

Subespecies de lobo y origen de las razas caninas

camada lobeznos0002

El lobo es un animal sumamente adaptable a diferentes climas y temperaturas, habiendo colonizado toda clase de biotopos, desde los hielos árticos hasta los desiertos de Arabia. Se reconocen 32 subespecies de lobo repartidas por todo el Hemisferio Norte. De algunas de estas subespecies van a surgir los troncos básicos de donde proceden todas las razas caninas.

En el Mesolítico y en el Neolítico el hombre ya ocupa asentamientos estables y ha comenzado a domesticar ganado y a cultivar plantas. Los fósiles de perro presentan ahora diferencias notables de tamaño y constitución física. Los suizos fueron los pioneros en describir estos grupos de perros primitivos, al estudiar la cultura de los palafitos que se desarrolló a la orilla de los lagos alpinos. En el Museo de Historia Natural de Berna existe un departamento: la Fundación Canina Albert Heim, en honor al doctor Heim, veterinario y cinólogo, donde se trata de la anatomía comparada, con un importante fondo de restos fósiles caninos.

-en 1862 Karl Luwdig Rütimeyer describió el Canis lacustris, más tarde rebautizado como Canis familiaris palustris, al que se conoció como el “perro de las turberas”, por hallarse sus restos en los lagos suizos y turberas de Dinamarca.

en 1878 Woldrich describió el Canis familiaris intermedius, de la Edad del Bronce, en Austria. 

-en 1901 Studer hizo una clasificación y describió al Canis familiaris intermedius y al canis familiaris inostranzewi, de yacimientos de la Edad del Bronce en Checoslovaquia (2.000-3.000 a.C.).

Aparecen restos por toda Europa: Dimitri Anuschin describe C.f. inostranzewi  en 1915, en Rusia;  Alois Jeitteles describe C.f. metris-optimae en 1958, en Austria; Joachim Boessneck en 1962 describe restos de ocho perros en el yacimiento de Seeberg-Burgäschisse-Süd, en Suiza. En España Jesús Altuna, en 1972, describe restos de C.f. inostranzewi y de C.f. intermedius en Marizulo…

En 1963 Frederik Zeuner, en su libro A History of Domesticated Animals estableció una primera clasificación con los diferentes tipos de perros prehistóricos. Mas tarde el Soichi Tanabe, tomando como base la de Zeuner y con una base mucho más científica propuso una nueva clasificación a partir de las diferencias que encontró al investigar, mediante electroforesis, dos enzimas de la sangre: LAP (Leucín-aminopeptidasa) y GPI (Glucosa-fosfatoisomerasa), y variantes de la Hemoglobina (el pigmento de los glóbulos rojos), a lo largo de los años 1974, 1977 y 1978. Sus conclusiones fueron las siguientes:

-hay un grupo de razas, en el eje Norte de China-Corea-Sur del Japón, con diferencias genéticas marcadas respecto a los perros europeos…excepto el Dálmata, raza por otra parte con un metabolismo un tanto peculiar: es el único perro que puede padecer “gota”.

akita inu

           Akita Inu (o perro de Akita), la variedad americana, con hocico negro

-que los perros del Norte de Japón (islas Hokkaido y Kuriles) tienen similitudes genéticas con los del Sur de China (Taiwan), Este de La India (Bangladesh) y algunos europeos. Curiosamente esta “isla” de perros diferenciados a los del resto de Japón coincide con la distribución de los ainus (a los que mencioné por su captura y cría de cachorros de oso), población de rasgos caucásicos similares a los europeos: piel blanca, ojos claros, muy velludos, ausencia de rasgos mongoloides como el pliegue epicántico y de origen incierto, que vivían aislados en Hokkaido y Kuriles, rodeados de pueblos mongoloides y separados por miles de kilómetros de las poblaciones caucasoides más próximas.

Tanabe, como buen japonés, añadió a la clasificación de Zeuner el grupo de los perros japoneses y tomando como punto de partida las subespecies de lobo diseñó el árbol genealógico del perro:

-lobos del norte: o Canis lupus lycaon, que daría origen al “perro de las turberas”, antepasado de las razas tipo Spitz: de orejas tiesas y colas enroscadas (nórdicos, Chow-Chow, terriers, etc), los “lupoides” que decía Konrad Lorenz.

lobo chino:Canis lupus chanco, que daría origen a los perros del Norte de China, Corea y japón.

lobo de Arabia:Canis lupus arabs, que daría origen a los cuatro troncos básicos de las razas europeas y asiáticas:

*Canis familiaris metris-optimae, antecesor de los perros ovejeros.

*Canis familiaris intermedius, antecesor de los perros “bracoides”: Spaniels, sabuesos, etc

*Canis familiaris leinieri, antecesor de los “graioides”: galgos, lebreles, etc

*Canis familiaris inostranzewi, antecesor de los molosos y de nuestro mastín.

Ahora bien, según el índice total de subespecies del lobo citadas por el historiador y naturalista Ramón Grande del Brío en su obra El lobo ibérico, las citadas por Tanabe no serían las correctas. El canis lupus lycaon, supuesto antepasado del “perro de las turberas”, es una subespecie que habita tan sólo la costa atlántica de Norteamérica. La subespecie presente en el norte de Europa y Asia es el Canis lupus lupus. En cuanto al lobo chino, Canis lupus chanco, Grande del Brío no menciona a esta subespecie, sino al Canis lupus laniger, presente en el norte de China y Mongolia.

Y en cuanto al lobo de Arabia, la distribución del Canis lupus arabs se limita a una pequeña zona montañosa en el sudoeste de la península arábiga, en Yemen. La subespecie de lobo presente en todo Asia Menor, desde el Mediterráneo hasta La India, es el Canis lupus pallipes.

El lobo de La India como antepasado de los perros europeos

Posiblemente el supuesto origen de los perros tipo Spitz a partir de lobos nórdicos no sería verdad si tomamos como referencia las investigaciones sobre genética de Robert Wayne. Tanabe, siguiendo a Zeuner, pone a los Spitz en un grupo aparte, descendiente de los lobos del norte pero, si bien es cierto que halló diferencias genéticas entre los perros japoneses que demuestran un origen distinto, no las encontró, porque no las hay, entre los Spitz y el resto de las razas europeas. Según Robert Wayne, de haber una cierta lejanía en el origen las diferencias genéticas serían evidentes y, volvemos a insistir, el caso es que no existen tales diferencias.

Ahora es cuando parece que todo va encajando: tenemos una subespecie, una zona y una época.

-Una subespecie, el Canis lupus pallipes o lobo de La India, del grupo de los lobos rojos, de menor tamaño que los europeos al vivir en regiones más cálidas. Más “interactivo” con el hombre: existen varios casos reales y bien documentados, de niños adoptados y criados por lobos salvajes en La India, al estilo de Mowgly, el protagonista de El Libro de la Selva. Y ningún caso documentado en Europa, quitando mitos como el de Rómulo y Remo. Para colmo, no aúlla sino que emite ladridos cortos…el candidato idóneo para la impregnación.

-Una zona, Oriente Próximo, cruce de caminos y punto de partida desde donde se difunden hacia Asia y Europa los Homo sapiens procedentes de África. Zona con abundante presencia humana y de Canis lupus pallipes desde los tiempos más remotos.

-Una época, finales del Neanderthal y comienzos del Cro-Magnon, hace unos 40 ó 50.000 años, lo que está ya más cerca de los cálculos de Robert Wayne.

Tenemos todos los ingredientes para que la mayonesa salga buena: pudo adaptarse a nosotros una subespecie de lobo más susceptible para la domesticación que otras, en una zona crucial y en un momento en que el hombre de Cro-Magnon comienza a expandirse adoptando y llevando con ellos sus proto-perros por toda Europa…lagos suizos incluídos, dando origen entre otros al famoso “perro de las turberas” y, entre otros muchos más, a nuestro querido mastín.

Pero el cómo van surgiendo las razas caninas…ése es un tema para otra entrada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El imparable ascenso social de los gatos

Una mirada nada nostálgica al pasado

Aparte de sus pasadas y escasas épocas de esplendor oficial, como en el Egipto de los faraones, el gato casi siempre ha tenido fama de animal arisco, traidor y asociado a la noche y a la lujuria. Desde Aristóteles al Conde de Buffon, pasando por los Padres de la Iglesia y los jueces de la Inquisición, multitud de sesudos varones le han reprochado ese carácter indomable y escandaloso. ¿Quién podía disfrutar de la compañía de un animal así, más que “personas nada fiables”, como artistas, bohemios, mujeres independientes y solitarios de todo tipo?… De hecho hasta el refranero consagraba la proverbial fidelidad del perro y su carácter social frente al temperamento huraño del gato (aprovechando para meter la puyita machista):

El hombre y el perro en la plaza, el gato y la mujer en casa.

Todavía se tiende a considerar al gato como una mascota de “segunda división” frente al aceptado perro, y a la gente que tiene gatos como “algo rarita”.

gato de raza 10002

El gato de la portera

Los gatos de mi infancia eran animales totalmente ariscos, como el gato de la portera o la gata de la tienda de ultramarinos (¡qué palabra tan bonita!), que te bufaban sólo con mirarles y que huían si te acercabas a ellos. Hoy puedo saber que no estaban nada socializados, y que sus madres les habían parido en algún escondrijo inculcándoles esa sabia desconfianza ante el ser humano. No eran animales de compañía, cumplían su papel de cazadores de ratas y con éso bastaba. No es raro, pues, que los primeros -y escasos- gatos que atendí en mis comienzos como veterinario, allá por 1980, fuesen animales difíciles de manejar, a los que se llevaba a la consulta en caso de estricta necesidad. La medicina felina estaba en pañales.

Sé que voy a quedar ante las nuevas generaciones como el Abuelo Cebolleta (¿y quién será ese Abuelo Cebolleta?, se preguntarán) contando sus batallitas, pero mis primeros gatos a finales de los 70 (¡sí, del siglo pasado!, ¿pasa algo?) hacían pis sobre serrín o arena, en cajas de madera, porque no existían ni arenas especiales ni bandejas de plástico, ni tampoco piensos. Comían pescadilla hervida y despojos de casquería: bofe -pulmón-, pajarilla -bazo-, corazón… Obviamente, eran otros tiempos.

Las razones de un éxito imparable

Luego daré unos pocos números, no asustarse, pero la primera razón de su éxito en el mundo desarrollado es por sus innegables ventajas frente al perro: más pequeño, necesita menos espacio para vivir, menos ruidoso, tira menos pelo, ensucia menos y, muy importante, no hace falta sacarle para que haga sus necesidades. Salvo problemas de conducta de los que más tarde hablaré, el gato hace sus necesidades por instinto en su bandeja sanitaria, lo que nos permite asentarnos unos días con tal de dejarle suficiente comida y agua.

Y otra importante razón para su éxito: una vez aceptado como candidato a animal de compañía, el descubrir -no sin cierta sorpresa- su gran capacidad de dar y de recibir cariño. Todo un maestro en el arte de la seducción, cual Casanova felino.

Las fichas del dominó, o la pescadilla que se muerde la cola

Cualquiera de los dos símiles nos puede valer: o el “efecto dominó” en el que unas fichas van tirando a las demás, o el círculo de la pescadilla. Cuando los gatos se fueron popularizando como mascotas, se produjeron una serie de fenómenos que siguen en aumento: más gente tiene gatos, con lo que más gente conoce a gente que tiene gatos… Al haber más gatos, hay más información sobre ellos (publicaciones, libros, revistas, documentales, exposiciones), con lo que cada vez hay más conocimiento, que llega a más gente, que sabe más sobre gatos… Al conocerse más las razas, aumenta la demanda, con lo que se crían más gatos de raza, con lo que llegan a más gente, con lo que cada vez se ven más…

Dos, seis, diez, veinte, treinta razas…

gato de raza 10004

En términos de razas, no hace falta remontarse a treinta años atrás, en que los únicos que se conocían eran el Siamés y el Persa… Si hablamos de veinte años para acá, el número de razas presentes en exposiciones va, tímidamente, aumentando: comienzan a aparecer algún ejemplar de Sphinx, o de Bosque de Noruega, o de Rag-Doll… Pero de diez años para acá, más de treinta razas se adueñan de las exposiciones felinas. Y si el público no conocía algunas ni de nombre, o sólo por alguna fotografía, basta con acercarse a alguno de los certámenes que los diferentes clubs de criadores organizan cada pocos meses, podrán verles en directo y quizá encapricharse -o dejarse seducir, no olvidemos su capacidad de fascinación- de él y adquirirlo como su nueva mascota.

Hoy día hay más de 60 razas reconocidas por los clubes felinos…y siguen apareciendo, o “inventándose” otras nuevas. Es un mercado en expansión, algo así como el Big-Bang pero en felino…ignoro si a Stephen Hawking le gustan los gatos o le gustará esta comparación, pero ahí la dejo. Los aficionados a los animales en general y a los gatos en particular descubren un mundo nuevo en crecimiento. Muchos de estos aficionados que posiblemente ya han tenido o conocen al humilde -y estupendo- gato callejero, les puede apetecer ahora tener alguno de estos “nuevos gatos”…deslumbrantes, originales, sorprendentes, fascinantes…auténticos príncipes del mundo felino: leopardos en miniatura como el Bengalí, linces en pequeñito como el Maine Coon o el Bosque de Noruega, peludos como los Persas, sin pelo como el Sphinx, suaves y dulces como el Rag Doll, macizos como el Chartreux o el British, estilizados y de profundos ojos azules como el Siamés…

La pregunta del millón es: ¿cuál escoger?. Deberíamos tener en cuenta varias cosas: el tiempo que podemos dedicarles en cuanto al cepillado del pelo, por ejemplo, en el caso de los Persas. O para dedicarles al juego, tan importante para su equilibrio físico y mental. Si queremos un gato tranquilón que va a estar todo el día dormitando en el sillón o bien un gato activo y juguetón. Dudas, dudas y más dudas…

Obviamente un gato no es un coche (ya estoy oyendo el coro de protestas) que podemos escoger según nuestros gustos y necesidades. Es un ser vivo con una serie de requerimientos que hay que atender. Aplaudo la decisión de tener un gato de raza. He tenido varios de pelo semilargo (Bosque de Noruega, Rag Doll y ahora un Siberiano) pero también he tenido, y tengo, callejeros de lo más “gitano”. Sólo un consejo: no nos precipitemos. Podemos siempre pedir consejo a los especialistas, los disfrutaremos el doble.

De censos y estadísticas, o de cómo cada vez hay más gatos

No os preocupéis, no voy aburriros con números. Pero sí quisiera proporcionaros unos pocos datos para ejemplificar la importancia que el gato va adquiriendo. En los Estados Unidos y en Gran Bretaña, países con tradición de encuesta, desde los años 90 los gatos ya superan a los perros en número total: seis millones de gatos más que de perros en los Estados Unidos y más de un millón de diferencia en Gran Bretaña. Pero en el año 2005 ya hay más gatos que perros en prácticamente toda Europa Occidental.

En España aún hay más perros que gatos pero, según los datos obtenidos por censos y consumo de alimentos preparados, los gatos están aumentando a un ritmo superior al de los perros. Un ejemplo: en las clínicas veterinarias, un 20% (uno de cada cinco) de los perros tratados son menores de un año. Por el contrario, el 27% (más de uno de cada cuatro) de los gatos atendidos son menores de un año. De lo que se deduce que hay muchos más gatos jovencitos, lo que hará ir subiendo el porcentaje a favor de los felinos.

gato de raza 30002

Hablando de clínicas veterinarias: lo que hace 30 o incluso 20 años era un porcentaje del 5% de gatos sobre el total de la clientela, hoy día ronda entre el 40 y el 50% de la totalidad. Éso, hablando de clínicas de animales de compañía no especializadas. Porque en las “clínicas felinas” especializadas, que las hay, aunque de momento se cuenten en nuestro país con los dedos de una mano, el porcentaje alcanza el 100 por 100. La pionera, en 1994 fue Tot Cat, en Barcelona (Carrer d’Aribau, 103, tf. 933 235 444). La segunda, ya en Madrid, la clínica Gattos, sita en Paseo de Reina Cristina, 18. Tf. 915 040 651, que tuve el honor de fundar en 1995 con mi entonces socia, Marisa Palmero.

Aparejado a este aumento total del número de gatos va el del gato de raza. Una vez popularizado el gato común, y una vez popularizadas las diferentes razas, el censo en Europa Occidental de gatos con pedigrí alcanza el 5% del total. En España las diferentes fuentes ofrecen cifras confusas, posiblemente no llegue todavía ni al 1%, aunque crece poco a poco, lo mismo que antes había sobre todo perros mestizos, sin raza definida, y después se fueron imponiendo las diferentes razas, a gusto de cada uno.

gato de raza 2

Cada vez más gatos, y algunos de estos gatos son más caros, o de buena raza…lo que redunda a su vez en más preocupación y cuidados por parte de sus esforzados propietarios. Aunque me gustaría recalcar que los dueños del que llamamos el “gato común”, en cualquiera de sus variantes, son igual de atentos, cuidadosos y cariñosos con sus mininos que aquellos que cuidan de un gato con pedigrí. La presencia o ausencia de árbol genealógico no redunda en absoluto en el grado de “amor” que se les presta.

A más gatos, más necesidades y más investigación

Ya hace más de veinte años que estamos utilizando como referencia que las multinacionales relacionadas con el sector felino, sean laboratorios farmacéuticos o grandes empresas de alimentación, se fijaron astutamente en un pastel tan goloso como representa el gato en el mercado mundial. Y si, como dice la zarzuela: hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad…la medicina felina avanza a pasos de gigante.

Mencionaba poco antes el incremento del gato como paciente en las clínicas de animales de compañía. En el año 2000 se fundó por un grupo de entusiastas veterinarios GEMFE: Grupo de Especialistas en Medicina Felina, vinculado con ESFM: European Society Feline Medicine (creo que es fácil, pero lo traduzco: Sociedad Europea de Medicina Felina). Y son grupos en constante estudio y actividad, con intercambios de las últimas novedades.

Nuevas enfermedades y por qué se intrigan los laboratorios

Realmente no son nuevas, pero sí se investigan en la actualidad con mucha mayor eficacia, con lo que se detectan enfermedades antes casi desconocidas. El aumento en la cría de gatos de raza ha conducido, por la consanguinidad, a una serie de problemas ahora más frecuentes como la PKD: Poliquistosis Renal, más frecuente en los Persas, o la Displasia de Cadera en los Maine Coon, sólo por poner un par de ejemplos, aunque no sean los únicos ni las únicas razas en los que se presenta.

La detección de virus por modernas técnicas como el PCR (detección de antígenos) se utiliza de forma habitual cuando hace 20 años era impensable recurrir a ella. O tratamientos antes reservados casi en exclusividad para los seres humanos hoy se usan con éxito para tratar diferentes patologías, como sería el caso del Interferón, un estimulador de la inmunidad utilizados, por ejemplo, para la Hepatitis C o el Sida.

Como ejemplos de por qué se sorprenden los laboratorios sólo citar un par de casos: un laboratorio francés que comercializa el Interferón nos convocó hace pocos años a unos cuantos miembros de GEMFE (el grupo felino) para intercambiar experiencias porque, desde Francia, se habían extrañado al comprobar que España era el primer país consumidor de toda Europa, superando incluso el consumo de Japón, hasta entonces el mayor usuario del mundo. Cuando les contamos para qué lo utilizábamos estaban eufóricos, al darles ideas que ellos mismos antes no consideraban. O el caso de otro laboratorio, en este caso estadounidense, especializado en diagnóstico, al comprobar que España era un gran consumidor de reactivos felinos y, en concreto, los veterinarios de la Comunidad de Madrid, los únicos con más consumo de tiras reactivas felinas que de caninas.

Llegan las complicaciones

No todo iba a ser bueno. Las ventajas del gato como animal de compañía se reflejan sobre todo en los de vida urbana, los “gatos de apartamento”, los que en la jerga denominamos como in-door (de puertas adentro), frente a los out-door (de puertas afuera, los que tienen posibilidad de salir al exterior). Estos gatos in-door o de interior, que ya no cazan más que las moscas de la ventana, la mayoría de los cuales jamás abandonan el apartamento, pueden vivir una vida cómoda y apacible, pero también pueden manifestar una serie de conductas que a los dueños les pueden resultar desagradables.

Encuesta U.S.A.: el 47% de los dueños de gato creen que su animal presenta conductas anormales.

La cuestión es que la mayoría de estas conductas son totalmente naturales…pero molestan cuando las realizan en el interior de un piso, y no en el exterior: maullidos, marcajes con orina o con las garras… El problema es que estas conductas consideradas como “anormales” son la causa principal de abandonos y de eutanasia. La vida más pasiva del gato de apartamento (ya no cazan, duermen mucho, se mueven poco) puede conducir al tipo de problemas como la obesidad, causa a su vez de diabetes, de artrosis, etc., o también a estereotipias u “obsesiones” como la bulimia o el acicalado compulsivo. Estos problemas de conducta son uno de los principales frentes abiertos en la clínica felina, y en cada congreso o publicación los temas de etología (de conducta) aparecen constantemente.

Epílogo

De proscrito y acompañante de “gente rara” a mascota de primera fila, apreciadísima y que genera a su alrededor un mercado multimillonario, el gato se nos ha colado en casa por la puerta de atrás y ya no hay quién lo saque…como gustan de contar los gatófilos: no fui yo, fue el gato el que me adoptó a mí…

Descubrirle merece la pena, pero compartir la vida con ellos, mucho más. Es una relación que, al contrario de la que tenemos con el perro, aún se está perfeccionando. Pero si hacemos el esfuerzo de entenderles mejor, nunca nos arrepentiremos. Desde que entraron en mi vida por casualidad, ya no la concibo sin ellos.

DSCN7455

 

 

 

La aventura de cruzar a la gatita

Salvo en el caso de los criadores, cuya intención es dedicarse precisamente a éso, a criar, lo habitual en los propietarios de felinos domésticos es intentar que no críen y, de paso, mediante la esterilización, inhibir toda esa parafernalia de conductas como son los conciertos de maullidos nocturnos, el marcaje, los intentos de fuga o los embarazos indeseados. El instinto sexual va a producir todas estas situaciones pero, en los gatos que viven confinados en un piso, llegan a resultar francamente molestas para los humanos que compartan con ellos su vida y su hogar.

Pero también puede suceder que decidamos cruzar a nuestro gato o gata de compañía, bien por ser de raza, bien porque nos apetece la experiencia, o bien porque nos parezca toda una preciosidad (¡normal, para éso somos sus orgullosos propietarios!). Una vez tomada la decisión de cruzarle va a ser cuando nos surjan un montón de dudas y comprobemos en carne propia que las cosas no son a veces tan sencillas como nos podría parecer en un principio.

Me gustaría dejar una cosa clara por adelantado. Pese a lo que nos puedan decir muchos “entendidos”, NO es necesario cruzar ni a las perras ni a las gatas. No se traumatizan por no ser madres, su cuerpo no se “resiente” por la ausencia de maternidad. Si no queremos que críen la opción es esterilizar, con lo que evitamos tres problemas: de comportamiento (marcajes, maullidos, peleas), enfermedades (tumores, metritis, prostatitis) y camadas indeseadas.

¿Cuándo, dónde, cómo…?

pareja de gatos0002

¿Cuándo?…o la niña ya es toda una mujercita: lo aconsejable y que funciona como norma en muchos clubes felinos es cruzar a las hembras a partir de los doce meses de edad, una vez que ya han completado -o casi- su desarrollo corporal, aunque la mayoría de las gatas comienzan sus primeros celos a los seis u ocho meses y ya son fértiles.

Salvo accidentes, como que la “adolescente rebelde” se escape y se busque un novio por su cuenta, lo suyo es esperar al año o año y medio como mínimo para que la anatomía de la gata esté bien formada de cara a ese esfuerzo orgánico que supone la gestación. A partir de esa fecha, las gatas son capaces de sacar adelante sus camadas por lo menos hasta los ocho años de edad aunque, cuanto más tiempo pase, pueden surgir más dificultades en cuanto al número de cachorros (tienden a ser menos) o a las propias dificultades del parto.

¿Dónde?…¿en tu casa o en la mía?: ¡cuántas citas de éstas a ciegas han fracasado, acabando con un macho asustadísimo, refugiado encima del armario, y una hembra furiosa bufando por toda la casa…!. Si los “novios” no se conocen previamente es tarea harto delicada la presentación y, dado que los gatos hasta ahora no son usuarios de telefonía móvil ni de chats (por cierto: “chat” = gato, en francés), el primer contacto va a ser visual y muy dado a sustos y reacciones defensivas/agresivas, exactamente igual que cuando llevamos un gatito nuevo a casa: la primera reacción suele ser de miedo acompañado de bufidos, lo que en el lenguaje de los gatos se podría traducir como “¡qué horror, un intruso en mi casa!…

Los gatos acostumbrados a las montas, como es el caso de los gatos de raza destinados a la cría no tienen ningún problema, están acostumbrados y saben perfectamente lo que tienen que hacer. Pero en los gatos caseros y sin experiencia hay que intentar ayudarles a vencer sus miedos. Hay un par de pequeños trucos para minimizar el inevitable estrés. El primero sería llevar siempre la gata a la casa del gato, por aquello de que las hembras son mucho más territoriales y, por tanto, pueden ser más agresivas con los extraños que los machos…y si no, que se lo pregunten al galán que todavía sigue escondido en lo alto del armario…

El otro es intentar reducir el estrés con la ayuda de las feromonas, tanto para crear un ambiente familiar y tranquilizador como para reducir la agresividad ante el extraño antes de que se produzca. El procedimiento es muy sencillo: por un lado unas aplicaciones de spray o difusor en la casa, dos o tres días antes de la “cita a ciegas”. Por otro lado, frotando al futuro novio antes de la presentación. ¡Ojo!: no es como echarle colonia masculina tipo Calvin Klein que le vuelva más sexi, sino un producto que va a reducir el efecto agresivo.

¿Cómo? …como las abejas y las flores… El cómo se “fabrican” los gatitos ya nos lo imaginamos todos: chico conoce chica…¡perdón!, gato conoce gata y, al final, nacen los gatitos. Lo normal es así y el mundo y los jardines están llenos de camadas conseguidas gracias a la portentosa capacidad reproductiva de los felinos.

Lo malo es cuando, como en el caso de muchos gatos y gatas domésticos, debido a su temprana incorporación a un hogar, no están socializados con otros gatos, o se asustan ante Romeos desconocidos o, por falta de aprendizaje visual (mirando también se aprende) o, sencillamente, no saben lo que hay que hacer: ni cómo, ni cuándo, ni por dónde…  Influyen otros factores: que al igual que en los seres humanos, se gusten o no se gusten, o haya colaboración o no la haya. Incluso en el caso de machos reproductores de amplia experiencia y currículum paternal demostrado, se producen muchas situaciones para desesperación de los criadores de sementales que tienen el “día vago”, o parejas que, sencillamente, “no funcionan”.

Por supuesto que la mayoría de las veces la cosa suele salir bien: la gata se deja montar, el macho sabe lo que tiene que hacer y todos (sobre todo los gatos) pues tan contentos. Pero en aquellos casos que no se apañan, la fisiología sexual de los gatos vuelve las cosas más complicadas.

Inseminación artificial

En el caso de las vacas, los caballos, los cerdos, las ovejas e incluso los perros, hace ya muchos años que los procedimientos de inseminación artificial están estandarizados, y lo que es la monta natural en muchas granjas ya ni se utiliza. En el ganado, lo que interesa es la reproducción por el interés económico que conlleva la producción de nuevas crías, y los celos se sincronizan o se provocan para cuando más interesa. Como por ejemplo, que los corderitos nazcan en vez de en primavera, como es lo natural, pues de cara a navidades, que es cuando más caros se venden.

Los gatos, decíamos, son mucho más “raritos”. Las hembras no tienen celos con ciclos regulares, como les pasa a las vacas, a las perras…o a las mujeres. Las gatas sólo ovulan en el momento de la cubrición. El procedimiento de obtención del semen en los machos debe hacerse bajo anestesia y mediante un aparato llamado electroeyaculador (no, no es por electroshock) y, aunque haya protocolos hormonales para inducir el celo en las gatas mediante ciertos fármacos, el ejemplo de lo complicado que es conseguir la reproducción en especies amenazadas de felinos, como pueda ser el caso de los linces, nos puede dar una idea de que la reproducción artificial en los gatos no es una empresa fácil.

camada de gatitos0002

Conclusiones

Aquí si que hay que dejar que la naturaleza siga su curso. Por supuesto podemos intentar, si nos apetece, cruzar a nuestra gatita. Aparte de la dificultad de encontrar gatos que no hayan sido ya castrados, los protocolos mencionados antes: uso de feromonas, presentaciones graduales, la gata a la casa del gato, etc., nos van a ayudar a reducir las posibles dificultades.

Si creemos que la monta se realizó, lo cual no siempre podemos comprobar puesto que dura escasos segundos, sí que es aconsejable realizar una ecografía a la presunta-futura madre a partir de los 22 días, que es cuando podemos ver ya los fetos en pantalla, para comprobar si la gata efectivamente se quedó preñada o no. Y una semana antes de la fecha prevista del parto (duración de la gestación: entre 60 y 63 días) tambiénm es aconsejable realizar una radiografía, donde podremos ver con claridad cuántos cachorros vienen y su posición, de cara a posibles complicaciones en el parto.

Por favor, no nos asustemos. No es difícil cruzar a la gatita, no tiene por qué haber ningún problema y, desde luego, la experiencia del parto (las gatas se apañan de maravilla y no suele ser necesario hacer nada), de la crianza y del crecimiento, día a día, de los gatitos, es una de las experiencias más bonitas que he tenido la suerte de vivir.

 

 

 

 

 

 

 

 

Berlín, otra visión

berlin

Tuve la oportunidad de conocer Berlín en dos ocasiones, en los años 2009 y 2010. Ambas  estancias fueron cortas, pero la impresión fue muy buena. Excepto  la Isla de los Museos y poco más, Berlín no es una ciudad llena de monumentos, al estilo de París, de Roma o de Viena. Me gustó sobre todo por  ser una ciudad agradable de vivir, amable en general, dinámica, con muy “buen rollo”.

Y además, muy barata. Tras la 2ª  Guerra Mundial, Berlín quedó arrasada a consecuencia de los bombardeos aliados y de la artillería soviética utilizada para su rendición. El hecho de ser la capital de la Alemania nazi la hizo “merecedora” de semejante castigo. Al ser dividida en dos partes, el sector Oeste bajo control aliado se benefició de las ayudas del Plan Marshall y pudo ser reconstruida con cierta rapidez. Pero el sector Este, bajo control soviético, siguió en su mayor parte reducida a solares y edificios en ruinas.

Tras la caída del Telón de Acero y la reunificación de las dos Alemanias, el gobierno se encontró una ciudad en mal estado y bastante despoblada. Se empezó a motivar a los jóvenes para vivir en el sector Este con una política de precios muy baratos en la vivienda, tanto en compra como en alquiler. A día de hoy y pese a la evolución del mercado, los precios siguen siendo muy bajos,  auténticos “chollos” en comparación con los de, por ejemplo, Madrid, o el resto de Alemania.

La consecuencia es una ciudad muy joven y, además, con un flujo internacional de artistas de todos los colores. Berlín siempre fue la capital cultural de Alemania. Ya antes de la 2ª Guerra Mundial había más de cien cabarets, pero actualmente está plagada de galerías y con un mercado artístico en plena ebullición.

Uno de los lugares “artísticos” (entre comillas) más conocidos, visitados por todos los artistas y los turistas en general era el Kunsthaus Tacheles, o el Tacheles, a secas, en la Oranienburger Strasse.  Fue ocupado y dirigido por un grupo de artistas en 1990, en un almacén a punto de demolición creando un centro alternativo. Al comienzo fue tolerado por el ayuntamiento de Berlín ofreciendo una imagen de espacio transgresor lleno de artistas jóvenes e imaginativos, pero al final era más un parque temático para turistas que otra cosa.

Desde luego, había que verlo, como uno de los sitios más conocidos de Berlín. Pero recuerdo sus escaleras y largos corredores, donde se abrían los estudios, como un lugar que apestaba a orines y a humedad, con las paredes saturadas de grafittis, en una especie de “horror vacui”. Y sus antaño “jóvenes rebeldes” más que madurado, habían envejecido, ofreciendo en sus estudios arte del malo (ésa fue mi impresión) y souvenirs en forma de camisetas y cuadritos, cual vulgares tiendas de recuerdos.

En 1988 un grupo de inversores lo compró al ayuntamiento con la idea de hacer un hotel de lujo pero quebró antes. A su vez se lo compró después el banco HSH Nordbank, que también se arruinó. En Junio del 2011 un tribunal ordenó su desalojo, pagando indemnizaciones por un millón de euros al emblemático Bar Zapata y otros bares situados en los bajos, cerrando en Septiembre de 2012 excepto una pequeña zona. La idea del ayuntamiento, dicen, es hacer un centro cultural. Pero sus 1.200 metros cuadrados son todo un caramelo en un barrio que, paradójicamente, el Tacheles ayudo a revalorizar.

Pero Berlín tiene mucho más, aparte del Tacheles. De sus sectores, el barrio más bonito sin duda es Mitte (=el “de en medio”, en otras ciudades alemanas al centro se le llama Zentrum), junto a la Isla de los Museos, en el río Spree. El mejor conservado y el más atractivo, pero Berlín bulle de vida en todos sus rincones.  Entre ellos el que más me gusta es el Mauerpark, un mercadillo callejero  lleno de animación.

Para mí, que nací en El Rastro, disfruto paseando por lugares como éste, rebuscando en los puestos, regateando –sí, en Berlín también se regatea-, donde puedes encontrar de todo, siempre llenos de gente, en plena actividad. Además puedes recorrer la ciudad en bicicleta (son muy respetadas) e incluso de madrugada la sensación es de completa y total seguridad.

Para nosotros otra ventaja añadida: no es necesario saber alemán. El gran flujo de españoles e hispanoamericanos hace que en cualquier bar, restaurante o incluso en el Mauerpark te encuentras con gente que hable castellano, lo que hace más cómoda la estancia. Y en los pocos casos que no, todos los alemanes menores de 50 años te contestarán en inglés.

Mi hermano Miguel vivió en Munich algunos años. Profesor de alemán en la Escuela Oficial de Idiomas consiguió por fin el destino que buscaba: irse a Berlín. Trabaja actualmente como profesor de alemán en la Embajada de España. Estoy deseando devolverle la visita. El edificio fue un regalo que le hizo Hitler a Franco. De estilo neoclásico, está en un sitio precioso, en la Liechtensteinalle, en pleno parque de Tiergarten  (=jardín de los animales, el zoológico), muy cerquita de la Siegessäule, o Columna de la Victoria, la conseguida contra Dinamarca en 1864. Sobre la columna se alza un gran ángel dorado visible desde la Puerta de Brandemburgo. En realidad y pese a sus alas no es un ángel, sino Atenea Niké, la Victoriosa.

La columna está enclavada en una rotonda, en el centro de la Strasse des 17 Juni. Milagrosamente se salvó de los bombardeos que sufrió Berlín durante la guerra y permaneció  intacta. Quién sabe si la propia Atenea Niké, símbolo de la victoria, quiso proteger aquel espacio de la ciudad, tan hermoso, tan tranquilo. Se puede subir por una escalera hasta un mirador donde contemplar el panorama. Allá a lo lejos  por la recta avenida, dirección Este, destaca la Puerta de Brandemburgo, símbolo de la ciudad, y una de las puertas principales del Muro de Berlín, uno de los checkpoint, donde unos y otros intercambiaban  los espías capturados. Se puede pasear por la Strasse des 17 Juni  pero la mejor forma de disfrutar del lugar y del espeso arbolado del Tiergarten es, sin duda, recorrerlo en bicicleta.

Si seguimos por la avenida hacia el otro lado, hacia el Oeste, y ya saliendo del parque de Tiergarten llegamos al residencial distrito de Charlottenburg. Allí nos encontraremos el flamante Estadio Olímpico que Hitler inauguró para los Juegos Olímpicos de agosto de 1936, y como demostración al mundo del creciente poderío de la Alemania Nazi.

El constructor fue Albert Speer, arquitecto jefe de Adolf Hitler al que el Führer admiraba y respetaba. Realizó otros edificios emblemáticos, como el de la Cancillería (Hitler acabó suicidándose en su bunker) o el fastuoso Campo Zeppelin, en Nuremberg, sede de concentraciones de miles de nazis enfervorizados ante los discursos de su Führer que, las cosas como son, sabía muy bien cómo hechizar a las masas con sus puestas en escena.

A tal punto disfrutó Albert Speer de la confianza de Hitler que, en los últimos años de la contienda, le nombró Ministro de Armamento y Guerra, logrando mantener un suministro abundante de armas pese a los reveses y la destrucción de fábricas. Juzgado en Nuremberg (pero no en “su” Campo Zeppelin sino en el Tribunal Militar Internacional) como colaborador de los nazis, aceptó la pena de veinte años que cumplió íntegramente en Spandau.

Precisamente, el único testigo español en los juicios de Nuremberg fue el fotógrafo Francisco Boix, prisionero en Mauthausen, que logró salvaguardar copias de los miles de fotos que se hicieron en el campo y demostró que Albert Speer, contradiciendo sus declaraciones, sí había estado en Mauthausen, y conocía por tanto el funcionamiento de los campos de concentración.

Los Juegos Olímpicos supusieron un triunfo para los atletas alemanes (y por supuesto para Alemania), muy bien preparados ante semejante responsabilidad, y que consiguieron la mayoría de las medallas de oro. La cineasta Leni Riefenstahl, propagandista oficial del régimen filmó, entre otras obras de ensalzamiento como El triunfo de la voluntad, en el Campo Zeppelin, y dedicada a los Juegos, la película Olympia, en alabanza a esta nueva generación de Übermenschen, de “superhombres”, concepto extraído del filósofo Nietzsche y su libro Así habló Zaratustra.

Pero hubo algunos detalles sombríos en estas Olimpiadas. La atleta alemana Gretel Bergmann, pese a igualar un mes antes el record nacional de salto de altura fue excluida del equipo. ¿La razón?: era judía. El equipo de fútbol de Perú ganó por cuatro a dos (y eso que le anularon tres goles) contra el equipo austriaco. Al final, la victoria fue concedida a Austria “por defecto”…

Pero la anécdota quizá más conocida la protagonizó el atleta de 23 años Jesse Owens, originario de Oakville, un pueblito de Alabama. Ganó cuatro medallas de oro: las de 100, 200 y 4 por 100 metros, y la de salto de longitud. Pero tenía un pequeño problema:  era negro. Hitler abandonó el palco presidencial antes de la entrega de medallas, supongo que bastante contrariado el hombre, por no tener que condecorar  a un Untermensch, a un “infrahombre”, capaz de adelantarse a sus superhombres. Aunque al pobre Jesse Owens le faltaron aún  humillaciones por sufrir en su país.

En sus memorias cuenta que, por primera vez en su vida, en Berlín compartió habitación con blancos, con los otros atletas norteamericanos. Al regresar a los Estados Unidos, volvió a verse obligado a viajar en autobús en los asientos de atrás: los asientos delanteros por ley estaban reservados a los blancos. Para colmo, el presidente Franklin D. Roosevelt no le invitó a la recepción que organizó para los atletas olímpicos en la Casa Blanca. Las elecciones estaban próximas y necesitaba los votos de los segregacionistas estados del Sur. Invitar a un negro, por muy campeón olímpico que fuera, hubiera estado mal visto…

Antes de la ascensión de Hitler y el nazismo al poder, y como uno de los factores que la ayudaron y desencadenaron, estuvieron las salvajes revueltas en 1918. Por una parte, el ejemplo de la triunfante Revolución Rusa en Febrero de 1917, que se mostraba como un espejo en el que mirarse, como un ejemplo a seguir para las siempre sufridas clases trabajadoras.

La Gran Guerra iba tomando un derrotero cada vez peor. En Octubre del 18 la Flota de Alta Mar recibió la orden de lanzar un ataque final contra Inglaterra, lo que llamaron de El Paseo de la Muerte.  El 3 de Noviembre, en Kiel, 40.000 marineros y estibadores tomaron las calles. En un mes desertaron 4.000 soldados… En Berlín se formaron comités de obreros, soldados y marineros, pidiendo la dimisión del káiser Guillermo II.

La derecha, desesperada,  intentaba organizarse. El SPD (Partido Social Demócrata) se escinde. Los líderes socialdemócratas desprecian a los obreros, se van acomodando a la burocracia y congenian con el Alto Mando. Parte de sus militantes lo abandonan y se va al KPD (Partido Comunista de Alemania). Dentro del KPD los más radicales fundan el Spartakusbund, la Liga Espartaquista, bajo el mandato de sus líderes, Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg.

La situación se deteriora y se radicaliza cada vez más. El SPD recurre a militares fieles y, sobre todo, a sus fuerzas de choque, el Freikorps, paramilitares de extrema derecha. Los enfrentamientos entre los espartaquistas y los del Freikorps acaban desencadenando violentas  batallas campales y llenan Berlín de barricadas desde donde se intercambian disparos. Todos luchan pensando que es su última oportunidad.

El 15 de Enero de 1919 el SPD consiguió dominar a los espartaquistas, que no han podido o no han sabido formar un frente común con los soldados y arrestan a la mayoría. Entre los detenidos están sus  líderes, Karl Liebknecht y a Rosa Luxemburg.  Karl fue ejecutado inmediatamente en las dependencias del SPD, de varios disparos. A Rosa Luxemburg le machacaron la cara y el cráneo a culatazos…

El Berlín que yo conozco es un Berlín amable, juvenil, artístico, barato… muy agradable en suma. Se puede pasear en bicicleta, pero también se puede pasear en barca. El Landwehrkanal es un bucólico canal, entre árboles, que atraviesa la ciudad de este a oeste. Sale del río Spree en Osthafen, distrito de Friedrischhain y, haciendo una suave curva hacia el sur, cruza Kreuzberg, bordea Tempelhof, y vuelve a subir por Tiergarten hasta llegar otra vez al Spree, en Charlottenburg.

En el Landwehrkanal encontraron flotando el 31 de Mayo de 1919, a los cuatro meses y medio de su asesinato, el cadáver descompuesto y casi irreconocible de Rosa Luxemburg. Una plaza de Berlín y una estación de metro la recuerdan. Casi un mes antes, el 3 de Mayo, las fuerzas gubernamentales consiguieron derrocar lo que se había constituido como la República Soviética de Baviera. Justo en la capital de Baviera, en Munich, un tal Adolf Hitler, ex cabo del ejército, artista frustrado, rechazado por la Academia de Bellas Artes de Viena, comiendo en la capital austriaca de la caridad de los comedores sociales, comenzó su imparable carrera.

Inspirado en la Marcha sobre Roma de Benito Mussolini, el 8 de Noviembre de 1923, a las 20’30, irrumpió en la cervecería Bürgerbräukeller, una de las más grandes de Munich, donde el gobernador de Baviera, Gustav Von Kahr pronunciaba un discurso ante tres mil personas. Hitler cercó la cervecería. 600 miembros de sus SA (Sturmabteilung = sección de asalto, precursoras y eliminadas la Noche de los Cuchillos Largos por las SS, las Schutzstaffel= compañías de defensa) bloquearon las puertas. Le acompañaban elementos que luego serían bien conocidos: el jovencísimo Heinrich Himmler, Hermann Göring, Rudolf Hess… Hitler se subió a una mesa y disparó un tiro al techo gritando: “¡La revolución nacional ha comenzado!”…(¿no os recuerda a un tal Tejero?).

Tras dos días de disturbios en Munich fueron detenidos, y Hitler condenado a cinco años en la cárcel de Landsberg, de los que sólo cumplió nueve meses, que aprovechó entre otras cosas para escribir su famoso libro Mein Kampf: “Mi Lucha”. Tras el Putsch de Munich, la revolución nazi había comenzado. El 30 de enero de 1933, Hitler fue nombrado Canciller de Alemania.

Sin duda, eran tiempos revueltos. Muchos, y no sólo los judíos, se debían sentir bastante incómodos entre tanta violencia. En 1929 un dentista berlinés, Friedrich Ritter junto a su amante Dore Strauch, huyeron de sus respectivos cónyuges y de Berlín yendo a establecerse, cual protohippies, a la deshabitada isla Floreana, antes conocida como Santa María, del archipiélago de Las Galápagos, donde fundaron una granja y en la que vivían libres y semidesnudos.

No sé por qué escogieron tan remoto lugar. Supongo que querían irse lo más lejos de todo aquello y empezar de nuevo. Me los puedo imaginar hablando en privado y buscando en mapas algún lugar remoto, lo más alejado posible que hubiera de Berlín para comenzar una nueva vida, sonriéndose y con los ojos llenos de esperanza. Hay una filmación que podéis encontrar en Google donde se ve a Ritter con tan sólo un calzón y cara de felicidad, caminando junto a un burrito cargado con bultos y una pala,  o bañándose en un caño.

No les duró mucho la tranquilidad. Otra familia alemana con hijos les siguió estableciéndose en la isla, con la que al parecer no se llevaban muy bien. Por si fuera poco y, tras ellos, se estableció en Floreana una excéntrica y violenta baronesa austríaca con sus dos amantes, un látigo y una pistola, con la que le gustaba disparar a menudo… Periodistas que querían entrevistar a los “Adán y Eva de Las Galápagos” y curiosos fondeaban a menudo en Floreana para verles. La historia acabó con tiros y asesinatos. Uno de los novios de la baronesa apareció al cabo de las semanas muerto, dentro de una barca. Ritter murió, al parecer, tras comerse un  pollo envenenado. Dore Strauch se volvió al poco tiempo a Berlín. Seguramente pensó que, ya puestos a escoger y al lado de Berlín, su “paraíso” de la isla Floreana tampoco tenía tanto de idílico.

 

Los colmillos del gato

Una boca diseñada para cazar

la familia de los felinos son un grupo de cazadores superespecializados, auténticas “máquinas de matar”, dotados de un sistema nervioso capaz de proporcionarles la coordinación y los reflejos necesarios para el acecho ya la caza, así como de unos órganos de los sentidos (vista, olfato, oído) de una finura exquisita, sin olvidar unas armas mortales como sus garras y sus colmillos.Asombra con toda esta parafernalia que haya presas que se les puedan escapar, aunque la explicación está en que, al igual que ellos evolucionaron para ser unos perfectos cazadores, sus presas han evolucionado para ser unos hábiles “escapistas”, es la ley de la naturaleza.

Recuerdo una frase que repetía el gran naturalista Félix Rodríguez de la Fuente en sus documentales sobre la fauna ibérica, en éste caso rfiriéndose al lince ibérico:

…la vida del cazador es la vida del muerto de hambre: de cada diez veces que el lince acecha a un conejo, se le escapan nueve…

Como buenos cazadores que son, los felinos han ido especializándose, por tamaño y hábitat, en presas muy concretas, los que les aportan más alimento con el mínimo esfuerzo. En el caso de los leones -los únicos félidos salvajes sociales- son los grandes ungulados como las cebras, los ñus o los antílopes que llenan la sabana africana. Precisamente se han hecho gregarios formando manadas por el esfuerzo que supone la caza de estos grandes animales, imprescindible si consideramos el gran esfuerzo que les supone cazar a un animal tan grande -hasta casi una tonelada de peso- y tan fuertemente armados como es el búfalo africano.

Los tigres, solitarios predadores de las junglas y los bosques asiáticos, se han especializado en ciervos y jabalíes, más fáciles de dominar para un cazador que actúa solo. Y en lugares menos exóticos como son nuestro monte mediterráneo, el lince se especializó en la caza del conejo, la presa ideal también para otros grandes cazadores como el águila imperial. De hecho, semejante especialización ha colocado a linces y águilas en situación crítica cuando los conejos escasean, debido a epidemias naturales, tales como la mixomatosis o la enteritis hemorrágica vírica. Cuando los conejos desaparecen, sus predadores naturales pasan hambre.

En el caso de los gatos, su espectro alimenticio abarca desde insectos hasta pequeños ungulados, pasando por todo tipo de aves y reptiles e incluso peces, nunca van a desaprovechar la ocasión de cazar cualquier “bicho” que se les ponga a tiro, porque con las cosas de comer no se juega. Pero tanto para las diversas especies de pequeños gatos salvajes como para nuestro gato doméstico, su presa ideal son los pequeños roedores y, especialmente, los ratones.

DSCN7462

Dos cráneos de gato doméstico donde podemos apreciar perfectamente sus colmillos

La boca del gato está “diseñada ” para cazar ratones. Es una paradoja que al examinar la boca de los gatos callejeros con mucha frecuencia los colmillos estén partidos, a consecuencia de las peleas entre ellos por el control del territorio y de las hembras. Al morderse unos a otros en el cuello o los costados, la dura piel de estas zonas en los machos (a veces se nos doblan las agujas a la hora de ponerles alguna inyección) hace de coraza para evitar graves lesiones, con la consecuencia de que los caninos suelen quebrarse.

Podríamos pensar que, ¡qué contrasentido!, esos colmillos deberían ser anchos y fuertes como los de loa grandes felinos (leones, tigres, panteras…) o incluso los lobos y sus descendientes directos, los perros.La explicación está en sus diferentes hábitos de caza. A los grandes felinos, al igual que a los cánidos, les interesa sujetar muy bien a sus presas, por lo general grandes herbívoros (cebras, antílopes, ciervos, jabalíes) a los que asfixian mordiéndoles la garganta. El pobre animal se debatirá lo que tarde en morir, hasta un minuto, y el único riesgo es que acierte de casualidad con alguna patada de sus pezuñas.

Una excepción en las presas africanas y que quizá hayamos podido ver en los documentales sobre la naturaleza es la lucha entre el leopardo africano y los babuínos, o papiones, robustos monos que caminan en grupos por el suelo de la sabana y a los que los leopardos, cuando encuentran alguno suelto, atacan. Pero no son presas fáciles. Ya con considerar el nombre de la familia de estos monos nos podemos hacer una idea de su “seriedad”:  cinocéfalos, que en griego significa “cabeza de perro”.

Los papiones están siempre en competencia entre ellos mismos, peleando por la jefatura del grupo y son poseedores -en especial los grandes machos- de una boca temible, con unos colmillos que no tienen nada que envidiar a ningún Rottweiler. Y esta peligrosa boca, unida a su agilidad de monos, hace que hasta el leopardo más hambriento tenga muchísimo cuidado al atacar un babuíno, estableciéndose un tétrico ballet, saltando ambos como en un ring de boxeo, y no siendo nada raro que el leopardo, que aprecia su integridad física tanto como nosotros, decida en un momento dado que no vale la pena correr semejantes riesgos, y decida batirse “honorablemente” en retirada.

Las presas “tipo” de los pequeños felinos o de nuestros gatos cazadores, los roedores, no tienen la “cabeza de perro” de los papiones, pero son presas que en un momento dado se defienden bien. Hasta el menor ratoncito está dotado de unos incisivos agudos. En principio su uso es el de roer sus alimentos, pero cuando se debaten pueden inflingir serias y profundas mordeduras al defenderse. Todo el que ha sujetado un hamster “rebelde” se ha podido dar cuenta, en un momento dado, de lo bien que se defienden clavando esos dientecitos tan afilados. Y no hablemos ya de las ratas, cuyos mordiscos, más profundos, pueden resultar mortales si aciertan un órgano vital o un vaso sanguíneo importante.

La razón final de que los gatos tengan esos colmillos tan finos, como estiletes, es que su misión al cazar es clavarse entre las vértebras del cuello de los roedores y acabar con ellos de forma fulminante, antes de que puedan revolverse y morderles a su vez. No pueden permitirse el lujo de esperar un minuto, como cuando un león sujeta a una cebra por la garganta. Los que salen perdiendo con esta especialización evolutiva son los territoriales machos. Todos necesitan cazar, tanto machos como hembras, pero los machos deben además luchar por su territorio, y la evolución les ha protegido a ellos con su dura piel de los mordiscos…a costa de perder a menudo la punta de los colmillos.

Afortunadamente para nuestros gatos caseros se acabó la dependencia de la caza, y la competencia territorial. Mantienen la anatomía de su boca aunque ya sólo mastiquen las bolitas del pienso: ahí no van a tener la preocupación de que las bolitas se les resistan ni de que estén tan duras que su “sonrisa” se vea perjudicada por unas antiestéticas melladuras.

Felis lybica 10001

Este Felis lybica está entregado a una tarea tan peligrosa como cazar una víbora del desierto, poniendo en juego todas sus habilidade